Santo Domingo. El comunicador Varga Vila Riverón informó a través de las Exclusivas de José Peguero, que los líderes de las pandillas más peligrosas de Haití se están sumando a las manifestaciones populares desencadenadas por la decisión del gobierno de suspender los subsidios a los combustibles.



El especialista en temas fronterizos indicó que Jimmy Cherizier, mejor conocido como «Barbecue» líder del grupo armado G9, está financiando junto a otros grupos que siembran el terror en Haití para que las protestas sean cada vez más intensas. Revelando que se paga el caos es estimulado por los adversarios del primer ministro Ariel Henry, como lo son el exsenador Moïse Jean-Charles y Claude Joseph, ex Primer Ministro Interino, Claude Joseph, quien llamó a una rebelión popular en contra del destruido gobierno.

La cifra por participación en las manifestaciones es de 300 Gourde, equivalentes a unos 3 dólares por protesta.



A juicio del analista Ariel Henry corre el mismo riesgo del asesinado presidente Jovenel Moïse en la lucha por el poder en Haití. «Él más que buscar el punto de advenimiento con esos sectores opositores que han fomentado estas protestas callejeras, él se ha aferrado al puesto quedándose en anuncios, pero la clase política y la iglesia se sienten burlados porque la mayoría de los puntos acordados no fueron respetados «

Entérate más:  El mayor general Adán Cáceres, acusado del Caso Coral, seguirá en prisión

Las principales carreteras fueron bloqueadas, el transporte público detenido y muchos negocios o instituciones públicas mantuvieron sus puertas cerradas mientras algunos negocios eran atacados por los manifestantes.

El domingo, el primer ministro, Ariel Henry, anunció que los precios del combustible debían aumentar, ya que el Estado carecía de fondos para continuar con los subsidios.

El anuncio desató la ira de una población ya golpeada por la inseguridad y la pobreza, y que no solo depende del combustible para el transporte, sino también para la electricidad y para cocinar.

Sin embargo, las protestas se intensificaron el miércoles, cuando el gobierno formalizó la suspensión de los subsidios al diésel y al combustible doméstico, en tanto redujo los de la gasolina.