NORUEGA.- La prisión Bastoy fue fundada en 1982 y aboga por una reclusión sin barrotes ni castigo. Está ubicada en una isla a una hora de Oslo.

La modalidad se parece más a unas vacaciones que a una reclusión carcelaria a la que estamos acostumbrados. No hay ningún guardia, ni armas o cercas.

Hay mucha vegetación con vistas al oceáno, además cuenta con cancha de tenis, sauna y laguna donde pescar.

Segun lo pubicado en elintransigente.com, los presos se distribuyen en 115 cabañas de madera. En estos momentos, se encuentran cumpliendo condena en Bastoy, 125 personas.

Compartir