Hay piscinas lujosas, tranquilas y otras, sencillamente, extremas.

Es el caso de la pileta natural ubicada junto a las cataratas Victoria en una isla de Zambia en África.

Fue nombrada como “la piscina del diablo” y es catalogada como uno de los lugares más peligrosos del mundo para nadar.

Pese a que en este exótico lugar ya se han presentado algunas muertes, muchos turistas y bañistas no hacen caso a las recomendaciones y siguen afrontando el riesgo de darse un chapuzón.

Entérate más:  Viral: Acompañó a su amante a vacunarse y se encuentra a su esposa