Nueva York pierde una oficial de origen dominicano muy querida


Los vecinos del sector de Fordham Heights en El Bronx se despertaron la madrugada del miércoles con la noticia de que uno de los oficiales del área, Miosotis Familia –una veterana de 12 años con el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD)- había muerto de un disparo a la cabeza.

“Cuando se pierde a un oficial así, se está perdiendo un escudo más”, expresó José Martínez, de 45 años, mientras miraba la escena de la investigación policial en la calle Morris. El ebanista recordó que veía a la oficial patrullando por el área y la describió como una mujer de la comunidad.

Indica Eldiariony.com que Miosotis Familia, de 48 años y madre de tres hijos, de origen dominicano, estaba terminando su turno alrededor de las 12:30 a.m. de este miércoles, cuando Alexander Bonds, de 34 años, le disparó mientras tomaba notas en una unidad de comando móvil. Oficiales que estaban en el área y respondieron a los gritos de la compañera de Familia, persiguieron y mataron a disparos a Bonds cuando éste sacó un revólver.

Según récords del Departamento de Correccionales, Bonds había sido arrestado anteriormente por robo y por vender drogas cerca de una escuela y se encontraba bajo libertad condicional.

Un individuo que transitaba por el área recibió una bala pero se encuentra en condición estable.

El comisionado de la Uniformada James O’Neill describió el incidente como un “ataque sin provocación” en una conferencia de prensa en el hospital San Barnabás donde falleció la oficial que estaba asignada al cuartel 46 y portaba la placa #7370.

Familia estaba en un puesto móvil que se instaló en marzo después que tres personas fueron baleadas en el área. “Ha habido un número de tiroteos por pandillas en la vecindad de la calle 183 y Morris”, explicó O’Neill.

Aunque en lo que lleva del año, se ha registrado una disminución de 65 crímenes bajo la jurisdicción del cuartel 46, los tiroteos han estado aumentando. De enero al 2 de julio, se han registrado dos incidentes y cinco heridos más que en el mismo periodo del año pasado.

“Este bloque siempre está caliente”, expresó Ferkin Peña, de 29 años. El dominicano estaba llegando de la playa en Coney Island cuando vio el cuerpo del sospechoso en el piso y al individuo herido a quien le quitó la camisa y lo ayudó para que se mantuviera consciente. “Yo me puse a ayudarlo y cuando voy a entrar en mi edificio me llevan preso”, explicó, añadiendo que acababa de llegar del cuartel y aún esperaba poder entrar a su apartamento para bañarse.

Por su parte, el alcalde Bill de Blasio recordó, durante la rueda de prensa, que el ataque se produjo un par de horas después de que la ciudad disfrutara de los fuegos artificiales con motivo del 4 de Julio, una fiesta que requirió un despliegue especial de fuerzas de seguridad.

“El NYPD hizo un trabajo extraordinario manteniendo a esta ciudad segura y justo cuando había terminado quedó conmocionada por esta tragedia”, afirmó De Blasio.

Tragedia sin sentido

Posteriormente, el Alcalde, el Comisionado O’Neill, líderes religiosos, residentes, otros miembros del NYPD y los bomberos del área se apersonaron al cuartel 46 a brindar apoyo y dar el pésame a los compañeros de trabajo de Familia.

Algunos como Marie Espinal, de 35 años, trajeron flores. “Era una buena madre, trabajadora, y una buena oficial”, expresó en inglés la amiga de Familia. El esposo de Espinal fue pareja de patrullaje de la fallecida.

Otros como María Santiago no conocían personalmente a la oficial pero la reconocían de la calle. “Nos saludaba, nos entendía”, expresó llorando la boricua de 77 años.

arias personas la recordaban como una persona dulce y alegre.

La reverenda Kelly Clark, quien trabaja como contacto de la comunidad con los oficiales del cuartel 28 en Harlem, dijo que el cuartel se sentía sombrío. “Nadie está hablando, todos están sorprendidos por esta tragedia y crimen sin sentido”, expresó después de participar en un círculo de oración.

En la línea del deber

Familia había nacido en EEUU en el seno de una familia de raíces dominicanas, señaló Raysa Galvez, presidenta de la Asociación de Oficiales Dominicanos del NYPD, organización a la que estaba adscrita la oficial asesinada. En su página web, la asociación escribió que era una día muy triste para la Uniformada y “para la familia de Miosotis Familia”.

Galvez dijo que se estaba preparando una vigilia en memoria de la oficial.

El presidente de la Patrolmen’s Benevolent Association, Patrick Lynch, dijo en un comunicado que Familia “había dado la vida protegiendo un vecindario plagado de violencia por armas y pandillas”, agregando que la oficial “ahora forma parte del grupo de uniformados que murieron heroicamente en la línea del deber. Siempre la tendremos en nuestros corazones como hacemos con todos aquellos que hacen un sacrificio por la ciudad que han amado”.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, también se unió a las voces de repudio por la muerte de la agente. “Este horroroso asesinato sin sentido es un recuerdo devastador de los riesgos que corren estos valientes policías a diario”, afirmó en un comunicado.

Bandera a media asta

El gobernador Andrew Cuomo ordenó que, a partir de este jueves, las banderas en todos los edificios del gobierno estatal estén a media asta en memoria de la agente Miosotis Familia.