Las reservas de petróleo registraron una caída tres veces más pronunciada de lo previsto la semana pasada en Estados Unidos, según cifras publicadas el miércoles por el Departamento estadounidense de Energía.

Durante la semana que terminó el 4 de agosto, las reservas comerciales de crudo se replegaron 6,5 millones de barriles para llegar a 475,4 millones, cuando los analistas consultados por Bloomberg calculaban una caída de 2,2 millones de barriles.