Son muchas las creencias que circulan sobre las cosas que suman libras a tu figura (o las que restan). ¿Es cierto que si tomo mucha agua voy a adelgazar? ¿Qué debo olvidarme de los carbohidratos y las grasas? Conoce las verdades detrás de los mitos más populares.

1. Comer de noche hace subir de peso

Falso. En realidad, no hay ninguna prueba concluyente de que las comidas nocturnas engorden. Lo que sí sabemos es que consumir muchas calorías causa aumento de peso, sea la hora del día que sea. Lo que es nocivo es levantarse a la noche, caminar al refrigerador y buscar un alimento, por ejemplo, un dulce.

A la noche, come liviano y modera el consumo de alcohol. Lo ideal es cenar unas dos horas antes de irte a dormir. Y descansa entre 7 y 8 horas cada día, aconsejan los expertos en nutrición: dormir mal hace que las personas deseen los alimentos grasosos.

2. Debo olvidarme de las grasas

Falso. Tu cuerpo necesita tres nutrientes para funcionar: proteínas, carbohidratos y grasas, pero estas últimas deben ser de las buenas. Son las que se encuentran en alimentos como nueces, semillas, pescado, aguacate, aceitunas y productos lácteos bajos en grasa; son los alimentos que te brindan energía, ayudan a reconstruir las células y producen las hormonas necesarias.

Qué debo hacer

Las grasas para limitar o evitar son grasas saturadas y trans, que se encuentran en alimentos como mantequilla, productos lácteos altos en grasa, carne roja y muchos alimentos procesados. La cuestión es saber elegir las grasas, no desterrarlas.

3. Consumir mucha azúcar trae diabetes

Falso. Si bien las personas con diabetes deben moderar el consumo de azúcar, ésta no es la culpable de la enfermedad. La diabetes se produce cuando los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos porque el cuerpo no produce insulina o no la utiliza de manera adecuada. Sin embargo, debes moderar el consumo si quieres bajar de peso.

5. Hay que evitar los carbohidratos

Falso. Los carbohidratos (conocidos como “carbs”) son la principal fuente de energía. Por eso, no hay que restringirlos para perder peso sino saber elegir los mejores carbohidratos, que son aquellos que aportan energía y también son ricos en nutrientes…

Dónde encontrarlos

Elige frutas y verduras crudas o cocidas. Otros carbs buenos están en la leche y lácteos descremados, las pastas y panes con granos o harina integral. Es recomendable incorporar granos enteros en el desayuno. A la hora de las comidas, sustituye las papas por arroz integral y agrega los “nuevos” granos como el trigo burgol y la cebada perlada. Hazte amigo de las legumbres, buena fuente de proteínas.

6. El café hacer subir de peso

Este es un mito recién desacreditado de la dieta. El café, cuando se consume con moderación (2 a 3 tazas diarias), es una parte segura de una alimentación saludable y aporta importantes beneficios a la salud física y mental. Pero cuidado: consúmelo sin azúcar, sin crema y con leche descremada si lo prefieres cortado.

7. Bajo en grasas significa sin calorías

Falso. Una porción de un alimento reducido en grasas o sin grasas podría tener más calorías. Éstos pueden tener: harina, sal, almidón o azúcar agregada para mejorar su sabor y textura. Por eso, además de comprobar si tiene menos grasa, comprueba la cantidad de calorías en la etiqueta.

8. Hacerme vegetariano me hará adelgazar

Falso. Los estudios han demostrado que las personas que siguen una dieta vegetariana, en promedio, ingieren menos calorías y grasas. Pero seguir una dieta vegetariana no garantiza un descenso de peso, ya incorporar los granos o comer verduras en cantidad, también puede aportar calorías.

9. Beber más agua restará libras

Falso. No es al agua en sí lo que podría ayudar a adelgazar, sin embargo, si la reemplazas por las bebidas azucaradas, sí tendría el efecto de ayudar a perder peso. Pero agregar más agua a tu dieta, sin cambiar nada más, no hace ninguna diferencia.

10. Las barritas de cereal tienen pocas calorías

Falso. Consumer Reports realizó un estudio sobre esto y halló que las barras -de cereales, granola o proteicas- – pueden parecer saludables, pero hay grandes diferencias. Las Calorías oscilan desde 90 hasta 270 por porción; la grasa, de 2 a 9 gramos; los azúcares, de 2 a 20 gramos; la fibra, desde menos de 1 gramo a 9 gramos. Aconsejan prestar atención a las etiquetas nutricionales.

Fuente Holadoctor.com