Dominica, en las Antillas menores, situada entre Martinica y Guadalupe, duramente afectada por la tormenta Erika en 2015, alberga la comunidad caribe más importante de la región.

– “Isla naturaleza” –

Este territorio anglohablante de las Antillas menores, apodado “isla naturaleza”, tiene 754 km2. El parque nacional de Morne Trois Pitons, un bosque tropical exhuberante en las laderas de un volcán de 1.342 m de altura, es Patrimonio Mundial de la UNESCO. El sitio presenta la diversidad biológica más rica de las Antillas menores, precisa el organismo.

– Azotado por Erika –

En agosto de 2015 la tormenta tropila Erika devastó la isla, 31 personas murieron y decenas están desaparecidas.

En 1979, Dominica fue devastada por David, un huracán de categoría 5 que causó 56 muertos y dejó sin techo a 75% de la población.

– Independiente desde 1978 –

Dominica, excolonia británica, accedió a la independencia en 1978. La isla es miembro de la Commonwealth. La capital Roseau es la sede del gobierno de esta república parlamentaria. Desde 2004 Roosevelt Skerrit es primer ministro.

– Refugio de los caribe –

La isla tiene 73.000 habitantes según datos del Banco Mundial de 2016, y alberga la comunidad más importante de la región de los caribe. Este pueblo originario establecido en la región que ocupa hoy Venezuela migró hacia las Antillas hacia fines del siglo IX. Los colonos europeos los diezmaron.

El relieve escarpado de Dominica permitió a los caribe que allí vivían resistir a la invasión colonial. En 1903, un territorio de 1.500 ha les fue atribuido por Gran Bretaña en la costa noreste de la isla. Tienen su propia estructura de organización.

– Ecoturismo –

El país sufrió la crisis internacional y entró en recesión en 2012. La economía de la isla se vio nuevamente afectada por Erika. En 2016, principalmente por las actividades de reconstrucción, la economía de la isla volvió a crecer (2,8% según el gobierno).

El turismo es la primera fuente de ingresos del país, que intenta desarrollar el ecoturismo.

El cultivo del banano, otrora un recurso importante para el país, sufrió de lleno las consecuencias de una enfermedad que destruyó una parte de las plantaciones los últimos años.

Además de una importante actividad de servicios para universidades estadounidenses, Dominica es también un centro financiero offshore. Unas 12.800 empresas están registradas localmente.

Compartir