Nueva York. La Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina, asistió a la misa en honor a la virgen de La Altagracia celebrada en la Catedral San Patricio de esta ciudad.

Contó con una masiva participación de la comunidad dominicana.

Además de las manifestaciones de fe y veneración a la protectora espiritual de la República Dominicana.

Esto, por parte de los feligreses criollos, se vivieron emotivos momentos de orgullo por la dominicanidad, mostrando ejemplares de la Bandera Nacional.

La eucaristía fue presidida por el obispo auxiliar de Santo Domingo, monseñor Benito Ángeles. Con la concelebración de sacerdotes del Ministerio Hispano.

“Es María en la Iglesia la máxima expresión de unidad en la diversidad”, dijo el obispo.

En República Dominicana el Día de la Virgen La Altagracia es el 21 de enero, con emblemáticas procesiones y misa en la Basílica de Higüey.

Añadió que la Iglesia, siguiendo a María, está llamada a tener su misma actitud con los pobres y con todos los que sufren en la tierra, como los ancianos y la niñez desprotegida.

Este acto religioso, celebrado en su versión 45, da inicio al Mes de la Herencia Cultural Dominicana.

Acompañó a Montilla de Medina el cónsul dominicano en Nueva York, Carlos Castillo, y la coordinadora técnica del Despacho de la Primera Dama, Martha Rodríguez de Báez.

También, participaron, líderes de la comunidad dominicana, entre ellos el senador Adriano Espaillat, la asambleísta Carmen de la Rosa y el ex asambleísta Guillermo Linares.

Para la comunión, el pan y el vino fueron llevados por la Primera Dama y el cónsul Castillo. Niños y niñas con trajes típicos mostraron con orgullo su dominicanidad y llevaron ofrendas y flores para la Virgen.

Altagracianos desfilaron el cuadro de la Virgen de la Altagracia, las banderas dominicana y de los Estados Unidos, y los comités de unas 45 iglesias participantes de los condados de Manhattan, Queens, El Bronx y Yonkers.

Decenas de dominicanos recibieron con alegría a la Primera Dama a su entrada a la Catedral de San Patricio.
La primera misa en honor a la Virgen de la Altagracia celebrada en la Catedral San Patricio fue el 21 de enero de 1973.

Antes de este acto religioso el arzobispo de Nueva York, cardenal Timothy Dolan, recibió a la Primera Dama en su residencia contigua a la catedral.

Montilla de Medina estuvo acompañada del obispo auxiliar de Santo Domingo, monseñor Ramón Benito Ángeles, el embajador ante las Naciones Unidas Francisco Cortorreal, el cónsul general Carlos Castillo y el embajador alterno Marcos Montilla.

En el encuentro el Cardenal Dolan reiteró a la Primera Dama su cariño y admiración a la comunidad dominicana. Dijo que la Iglesia necesita de la fe, pasión y compromiso que trae consigo esta comunidad cuando emigra.

Recordó las tres visitas que ha hecho al país y resaltó su belleza humana y la de e sus paisajes. Espera, agregó, cumplir pronto su deseo de visitar la República Dominicana nuevamente e ir a la Basílica de Higüey.