Cualquier tipo de actividad física quema energía. Cuanto más esfuerzo requiera la actividad, más calorías quemarás. Incluso acomodarse en el sillón quema más calorías que permanecer quieto y sentado. Tal vez esto ya lo sabías, pero te sorprendería saber que aun realizando el mismo tipo de ejercicio, hay momentos del día en que tu cuerpo quema más calorías.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio, publicado en Current Biology donde se midió en un grupo de personas, la quema de calorías durante las 24 horas.

¿Cuál es la explicación de este fenómeno? La investigación demostró que el reloj interno de nuestro cuerpo (o reloj circadiano) influye en la forma en que el cuerpo almacena y quema la energía.

Los investigadores del Brigham and Women’s Hospital, en Boston, EE.UU. descubrieron que la capacidad de quema de energía de una persona fluctúa a lo largo del día. Y mientras que estar sentado en la tarde pueden sentirse igual que estar sentado en la mañana, una persona quema un 10% más de calorías mientras avanza la tarde hacia la noche, si se compara con la mañana.

La quema “programada” por el cuerpo

Aunque el estudio fue pequeño, tiene gran relevancia para conocer la forma en que reacciona el cuerpo en los diferentes momentos del día. Los científicos aislaron a un grupo de 7 personas en un laboratorio durante 3 semanas. El lugar no tenía ventanas, relojes, teléfonos ni Internet: los participantes no sabían qué hora del día era.

A cada uno se le asignó un tiempo para ir a la cama y un momento para levantarse, y durante el estudio, esos tiempos se fueron ajustaron intencionalmente cada día.

Como sus cuerpos no podían adaptarse al ritmo porque dormían y se despertaban a diferentes horas todos los días, ellos desarrollaron sus propios patrones biológicos. Los investigadores estuvieron midiendo su tasa metabólica en diferentes momentos del día para determinar cómo sus cuerpos quemaban calorías según el horario. Así observaron que ésta era más baja durante su noche biológica (cuando dormían) y más alta alrededor de la tarde.

La tasa metabólica basal (basal metabolic rate o BMR) es el ritmo con que quemamos energía mientras estamos en reposo. El ritmo metabólico de una persona puede ser hasta un 20% más rápido o más lento que el de otra. Esto puede significar una diferencia de hasta 400 calorías al día, informa la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Los resultados fueron muy diferentes según el horario. “Nos sorprendió el hecho de que hacer lo mismo en un momento del día quemara tantas calorías más que hacer lo mismo en otro momento del día”, dijo a Medical News Today la autora principal del estudio, Kirsi-Marja Zitting.

Como conclusión, los científicos expresaron que si bien cada persona tiene su propia tasa metabólica de reposo, este estudio reveló que esa tasa fluctúa a lo largo del día.

“No sólo lo que comemos, sino cuando lo comemos y cuándo descansamos, afecta la cantidad de energía que quemamos o almacenamos como grasa. La regularidad de los hábitos, como comer y dormir, son muy importantes para la salud general” dijo la Dra. Jeanne Duffy, del Brigham and Women’s Hospital.

Fuente Holadoctor.com