La falta de visibilidad que presentan las aguas de la cueva El Dudú, en el municipio de Cabrera, provincia María Trinidad Sánchez, así como la estrechez donde se supone están los cuerpos, son los principales obstáculos que han detenido hasta el próximo miércoles la búsqueda de los dos buzos italianos desaparecidos.

Así lo explican en un comunicado Phillip Lehman y Ángel Compres, ambos buzos de cueva certificados y representantes de la Dominican Republic Speleological Society (DRSS), quienes forman parte del equipo que trabaja en la localización de los extranjeros que fueron vistos por última vez adentrándose en las aguas de la cueva del manantial el pasado sábado 9 de este mes, cerca del mediodía.

“La Dominican Republic Speleological Society (DRSS) lamenta la desaparición de dos buzos en el interior de la cueva sumergida El Dudú”, reseña un comunicado de la entidad, el cual indica que la falta de visibilidad de las aguas se debe a la remoción del sedimento.

Agrega que la DRSS actúa en colaboración con las autoridades de la zona y los propietarios de la Laguna El Dudú, quienes han estado dispuestos a ayudar.

No estaban preparados. Conforme a la DRSS, los italianos no tenían certificación de buceo en cuevas e ignoraron un letrero que está en la entrada de la cueva, que advierte sobre la peligrosidad de la zona y el debido entrenamiento que debe poseer quien pase los límites de seguridad.

Señala que para bucear en cuevas es necesario que los individuos cumplan con un entrenamiento distinto al que se realiza para bucear en el mar o aguas abiertas. “Luego de este entrenamiento se puede optar por una certificación internacional que lo avala como buzo de cuevas”.

Resaltan que los buzos de cuevas requieren de equipos específicos y redundantes para hacer este tipo de inmersión.

“Esto es así, porque una cueva sumergida es una zona oscura y techada, que generalmente se encuentra a más de 60 metros de la entrada. A diferencia de una caverna, en donde se tiene alcance a la luz exterior y puede ser buceada por buzos de aguas abiertas, siempre y cuando el recorrido no sobrepase los 60 metros de la entrada”.

La cueva El Dudú tiene una profundidad máxima de 27 metros y tiene 800 metros de extensión.

Sobre la DRSS. La DRSS es una organización sin fines de lucro conformada en su mayoría por buzos experimentados, quienes se dedican a la búsqueda y exploración de nuevos manantiales, a promover la seguridad y conservación de las cuevas, y a diseñar mapas de toda su extensión con el objetivo de brindar información a organismos gubernamentales o a personas expertas interesadas en el buceo en cuevas.

La DRSS es miembro de la Federación Espeleológica de América Latina y el Caribe (FEALC), en representación de República Dominicana. Sostiene un acuerdo de colaboración con el Museo de Historia Natural, el Museo del Hombre Dominicano y acuerdos de investigación con el Ministerio de Medio Ambiente.