Unos treinta pueblos y comunas, así como una asamblea regional, de Polonia se declararon en los últimos meses “libres de la ideología LGBT”, afirmó este miércoles la oenegé Campaña contra la Homofobia (KPH).

El tema de la “ideología LGTB” reaparece a menudo en el debate público en Polonia, país considerado como muy apegado a la influyente Iglesia Católica.

Participantes en una marcha del movimiento LGTB polaco en mayo de 2015 en Gdansk. M. FLUDRA CORDON

Durante las elecciones europeas de mayo, el líder de los conservadores nacionalistas en el poder, Jaroslaw Kaczynski, denunció a la comunidad LGTB, la teoría de género e incluso algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “amenaza a la identidad, la nación y el Estado polaco”.

“Hay en este momento una treintena de diversas entidades que adoptaron esas declaraciones. A veces se trata de consejos municipales, a veces de asambleas regionales”, declaró este miércoles a la AFP Magdalena Swider, responsable de KPH.

La oenegé, que afirma ser independiente, reagrupa a juristas y representantes de la sociedad civil.

En una declaración titulada “El distrito de Swidnik (sudeste) libre de la ideología LGTB”, que se puede consultar en su página oficial en internet, los consejeros que denuncian una “guerra ideológica” iniciada por “radicales que tiende hacia una revolución cultural en Polonia atacando la libertad de expresión, la ingenuidad de los niños, la autoridad de la familia y la escuela”.

El sábado, los obispos católicos polacos denunciaron el “adoctrinamiento LGTB” que realiza, a su entender, el grupo sueco Ikea, y defendieron a un empleado despedido recientemente por cuestionar la política de tolerancia de la empresa.

Según Ikea, el empleado tuvo “dichos discriminatorios” tras la publicación en el correo interno del grupo de un artículo sobre su política de tolerancia.