El ex tolerero y actual consejero especial de los Boston Red Sox fue dado de alta el viernes del Hospital General de Massachusetts para irse a su casa en Boston, donde seguirá el proceso de recuperación de los daños causados por un disparo de pistola que recibió en República Dominicana, su país natal, el pasado 9 de junio.

“David está en su casa desde el viernes”, dijo el sábado una fuente familiar a ESPN Digital. “En la casa, tendrá la asistencia de enfermeras a tiempo completo y visitas periódicas de su médico personal. Seguirá haciendo sus terapias y todo lo que conlleva la rehabilitación de los procesos a los que fue sometido recientemente”, agregó la fuente.

Ortiz, de 43 años, recibió un disparo en la espalda, que le afectó varios órganos, mientras compartía con varias personas en un centro de diversión de Santo Domingo. La bala afectó parte de los intestinos, hígado y colon y forzó a los médicos que le operaron de emergencia en República Dominicana a quitarle la vesícula.

El lunes 10 de junio, Ortiz fue aerotransportado de Santo Domingo a Boston, donde fue operado dos veces más y pasó la mayor parte del tiempo en la unidad de cuidados intensivos del Hospital General de Massachusetts.

Por el ataque, las autoridades dominicanas capturaron a 14 personas, incluyendo el tirador– Rolfy Ferreyra, alias “Sandy”, y el supuesto autor intelectual, Víctor Hugo Gómez, a quien los investigadores asociaron con un cartel que introduce drogas ilegalmente en los Estados Unidos.

Ortiz, quien ayudó a Boston a ganar tres cetros de la Serie Mundial y bateó 541 cuadrangulares en 20 temporadas, incluyendo seis años con los Minnesota Twins, se retiró como jugador al final de la temporada del 2016.