El gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, anunció que esa institución trazó una estrategia que iniciará a partir de este lunes 16 de septiembre para ir colocando montos superiores a US$100.0 millones, en coordinación con los bancos comerciales.

Valdez Albizu reiteró que el Banco Central cuenta con reservas internacionales que ascienden a unos US$7,700 millones que pueden ser utilizados para atender episodios de alta volatilidad en el mercado cambiario.

El funcionario explicó que la creciente incertidumbre del entorno internacional, asociada principalmente a las disputas comerciales entre Estados Unidos de América y China y el escalamiento de las tensiones geopolíticas en distintas áreas del mundo, ha provocado una apreciación del dólar estadounidense a nivel internacional y, consecuentemente, presiones cambiarias en el resto de las economías avanzadas y en las economías emergentes que se han exacerbado en los meses recientes.

En adición, el gobernador reiteró que pronto entrará en funcionamiento la plataforma electrónica de divisas, la cual contribuirá a evitar que se pueda alterar deliberadamente el mercado cambiario, así como a mejorar su transparencia y eficiencia, y proveer información en tiempo real que permitirá al Banco Central continuar reaccionando de manera oportuna ante eventos de desequilibrios en la tasa de cambio, para beneficio de los propios agentes participantes y de la sociedad en general.

Aclaró que, aunque pueden existir operaciones marginales a tasas superiores al RD$52 por US$1 para montos altos u operaciones puntuales entre un banco y su cliente, esto no representa la totalidad del mercado.

“La estabilidad del mercado de divisas no es negociable y tenemos un compromiso con mantener un mercado cambiario ordenado y estable”, aseguró Valdez Albizu.

Depreciación de 2% en primeros ocho meses

El gobernador Valdez Albizu señaló que durante todo el presente año ha sido notable la estabilidad relativa del tipo de cambio ante el actual panorama internacional convulso y el comportamiento de las expectativas domésticas propio de un periodo pre-electoral. En este sentido, informó que el tipo de cambio ha presentado una depreciación acumulada en el período enero-agosto 2019 de apenas 2.0%, inferior a la observada en igual período del año anterior de 3.0% y entre las más bajas de los países de América Latina y las economías emergentes.