Un gato acaparó toda la atención durante un concierto de música clásica en Estambul, Turquía, deleitando al público presente en la sala de conciertos.

Cuando los integrantes de la orquesta sinfónica ingresaron al escenario, el felino ya se encontraba allí. En el momento en que los músicos se disponían a probar sus instrumentos, el gato comenzó a jugar con el vestido de una de las integrantes. Luego el felino husmeó por los puestos de los demás músicos, mientras una persona iba detrás intentando atraparlo.

Finalmente, el gato se subió a la peana del director de la orquesta, robándose los aplausos del público.

Fuente: RT

3 Comentarios

¿Usted qué opina?