Meng Wanzhou, heredera del gigante chino Huawei.

Una jueza canadiense decidió el miércoles que deben proseguir los trámites de extradición a Estados Unidos de una alta ejecutiva del grupo tecnológico chino Huawei, que es la clave de una grave crisis diplomática entre Pekín y Ottawa.

Esta decisión es un revés para la directora financiera del gigante chino de las telecomunicaciones, Meng Wanzhou, arrestada a fines de 2018 en Vancouver a pedido de Estados Unidos, que la acusó de fraude bancario.

Desde entonces la ejecutiva china, de 48 años, ha vivido bajo libertad condicional en una de sus lujosas residencias en Vancouver, mientras Pekín exige vehementemente su liberación desde hace ya año y medio.

La jueza Heather Holmes, de la Corte Suprema de Vancouver, debía pronunciarse sobre el tema de la doble incriminación: para ser extraditada Meng debe ser procesada en Estados Unidos por un delito también punible en Canadá.

Los fiscales locales la acusan de cometer fraude al mentirle al HSBC, un banco multinacional británico, lo cual es un delito tanto en Canadá como en Estados Unidos.

Pero los abogados defensores reclamaron su libertad alegando que el caso involucra violaciones de las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Irán debido a su programa nuclear, lo que no tenía contraparte en Canadá en el momento de los presuntos delitos.

“La necesidad de doble incriminación con vistas a la extradición se puede satisfacer en este caso”, escribió la jueza en su sentencia de 23 páginas. “Por lo tanto, la solicitud de la Sra. Meng es denegada”.

Pekín dejó en claro que su liberación es una condición ‘sine qua non’ para mejorar las relaciones con Ottawa y también para la liberación de dos canadienses detenidos bajo sospecha de espionaje.

Michael Kovrig, un exdiplomático estacionado anteriormente en la capital china, y el consultor y empresario Michael Spavor fueron arrestados nueve días después del arresto de Meng.

Ottawa llama a estas detenciones “arbitrarias” y son ampliamente vistas en Occidente como represalias por el caso Meng.

Sigue a EnSegundos en Google News