El método que usan los soldados del ejército de EEUU para quedarse dormidos en 2 minutos

El insomnio es uno de los trastornos del sueño más frecuentes en la población general. Los malos hábitos de sueño y alimenticios, el consumo de alcohol o drogas, el estrés o la ansiedad son algunas de las posibles causas de este trastorno que, de hacerse crónico, puede derivar en problemas de salud más graves como la diabetes, enfermedades cardíacas, y accidentes cerebrovasculares.

Para algunos dormir rápido no es una interrogante que tengan que resolver, basta con poner la cabeza en la almohada para empezar a soñar. Sin embargo, para aquellos que sufren de insomnio saber lidiar con esto no es tarea fácil.

Indica Verónica Pereira en Aurana.es, que por suerte, no todo está perdido para aquellos que no concilian el sueño de manera instantánea porque existe un método que te ayudará a dormir en dos minutos.

Pero ¿Cómo es este método?

En el libro titulado Relax and Win: Championship Performance (1981), los lectores reciben consejos sobre cómo mejorar el rendimiento deportivo y reducir lesiones al aprender a relajarse y liberar tensiones antes de la competencia.

Uno de los métodos dentro del libro enseña a las personas a cómo dormirse en 120 segundos, técnica que ha sido utilizada por el servicio militar estadounidense, con una tasa de éxito del 96% después de seis semanas de práctica.

El método se divide en los siguientes pasos:

Lo primero es sentarnos en el borde de la cama. La única luz que puede estar encendida es la de la mesilla de noche y el móvil debe estar en silencio. Después toca hacer unos ejercicios para relajar los músculos faciales. Imitando una sonrisa, los estiraremos lo máximo que podamos y después los relajaremos, volviendo a la posición inicial.

Deja caer los hombros todo lo que puedas; después haz lo mismo con la parte superior del brazo, seguido de la inferior – primero un lado del cuerpo y luego el otro.

Luego debemos controlar la respiración: Inhalar y exhalar relajando el pecho. Mientras, trataremos relajar las piernas igual que hicimos con los brazos, una por una.

¿Qué viene después?

Después de aclarar tu mente por 10 segundos, Lloyd Bud Winter, autor del libro, sugiere que te imagines una de las siguientes tres imágenes mentales:

Acostado en una canoa en un lago en calma, nada más que cielo azul sobre ti.
Metido en una hamaca de terciopelo negro en una habitación completamente oscura.
Repites la frase: “no pienses, no pienses, no pienses” una y otra vez durante diez segundos.

La clave del método militar para dormirse rápido está en que ayuda a relajar la mente. Difícilmente podremos conciliar el sueño si no conseguimos silenciar los pensamientos que habitan en nuestra cabeza durante todo el día.

La teoría dice que con la práctica poco a poco se van perfeccionando los pasos y la persona va adoptando una rutina de relajación que a largo plazo inducirá a un placentero sueño.