Una verdad que duele de parte de Ana Simó

Ana Simó, psicóloga | Foto: Kelvin de la Cruz

La psicóloga familiar y de pareja, Ana Simó, aseguró este lunes que en Navidad las personas irrespetan mucho el dolor que tienen las otras personas por una pérdida.

Durante su intervención en La Receta Médica, Simó explicó que así como hay personas que le gusta la Navidad y que están en regocijo, existe otras que este año no le gusta la Navidad por la actual situación y hay otras que nunca le ha gustado porque asocian dicha temporada a una muerte de un ser querido que ocurrió en esa fecha.

“Y sí señores no a todo el mundo le gusta diciembre, que eso es algo que quiero conversar con ustedes porque ¿saben?, la gente irrespeta mucho el dolor ajeno, así mismo como se lo estoy diciendo, la gente irrespeta muchísimo el dolor ajeno”, manifestó.

En ese sentido, la psicóloga puso como ejemplo cómo las personas le preguntan a las otras, que si van a seguir con eso, que también les encanta recomendar que dejen de llorar porque “vida continúa”, que suelte eso y que se den un trago de alcohol.

“Señores no, al otro hay que dejarlo con sus sentimientos… porque hay que dejar que otro pase su sentimiento, pase su momento, ¿por qué hay dejar que pase su momento?, porque hay fechas señores que marcan y tú ves que hay fechas que simplemente nos ponen triste porque nos conectan con seres importantes y no significa que estamos depresivos”, expresó.

La terapeuta afirmó que solo el hecho de hablar mejora esa situación y aunque hay personas que no dejan que le hablen de la muerte de un ser querido, es bueno hablar de ello porque a su juicio en cierta forma es honrar su memoria.

Sin embargo, aclaró que una persona no continúa su vida luego de esa pérdida, entonces, se trataría de un duelo complicado, pero que ciertamentana e hay personas que se ponen triste en ciertas fechas y que por eso es tan importante que los vínculos sociales la escuchen desahogarse.

“Y el solo hecho de dejar que el otro pueda hablarnos de su tristeza, va a mejorar su estado anímico, déjalo hablar, no lo interrumpas”, reiteró al indicar que hay que aprender que la Navidad no es un tiempo de alegría para todos.