La Alianza Dominicana Contra la Corrupción, ADOCCO, consideró como alarmante, el hecho de que el Estado dominicano tenga que pagar, cada día del próximo año 2021, la astronómica suma de Trece Millones Quinientos Mil Pesos (RD$13,500.000.00) diarios, como resultado del déficit de vehículos que no circulen por la concesionada autopista Santo Domingo – Samaná durante el próximo año 2021, a la empresa colombiana Autopistas del Nordeste, de acuerdo al contrato firmado en el año 2001, el cálculo se desprende de las partidas establecidas en el presupuesto, ascendente a la suma de Cuatro Mil Millones Novecientos Treinta Mil Pesos (RD$4,930.000.00) para cubrir el peaje sombra, que consiste en la diferencia entre lo recaudado por la empresa concesionaria y los vehículos que no transitaron.

La entidad de la sociedad civil, señaló que con la partida asignada para el próximo año 2021, la empresa recibirá del tesoro nacional, desde el inicio de las operaciones de la autovía la suma de Veintitrés Mil Millones, Novecientos Mil Pesos (RD$23,900.000.00), por concepto de la cláusula contractual “Ingreso mínimo garantizado”, que obliga al Estado a pagar un costo elevado por una cantidad mínima de vehículos que deberían utilizar la vía, sin conocerse de manera transparente lo recaudado por la empresa en las estaciones de peaje que opera, cuyo cobro en un viaje de ida y vuelta a Samaná en vehículo liviano, los usuarios de la carretera, construida a un carril en sentido contrario, deben pagar cerca de dos mil pesos en cuatro estafetas.

Entérate más:  OMSA se prepara para asumir nuevas medidas contra Covid -19


La obra tendría un costo inicial de 150 millones de dólares, habiendo recibido ya más de 282 Millones de Dólares por concepto de peaje sombra, por lo que urge que el presidente Luis Abinader, proceda a rescindir el mismo y someter a esta autovía a un proceso de ampliación y readecuación que evite la ocurrencia de accidentes automovilísticos para que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones puede asumir la operación de esa autovía, tal como hizo con la autovía del Este, arrebatado a la empresa CODACSA, que también estafó al Estado, operando el peaje de la autopista Las Américas.

La experiencia del Estado con las concesiones no han sido fructíferas, muestra de ello, fue la estafa que contra el pueblo dominicano se gestaba con el proyecto DOVICOM, con un contrato donde se comprometía a invertir Cuatrocientos Millones de Dólares, en donde obtendría la suma de más de Tres Mil Millones de Dólares, con el cobro de los peajes de la autopista Duarte hasta Puerto Plata y, por el sur, el de la carretera 6 de noviembre, durante 30 años, esa estafa fue cancelada en el año 2013, aunque esta vez, la empresa dominico-colombiana fue compensada ventajosamente sin haber invertido un solo centavo con la suma de Ciento Treinta y Cinco Millones de Dólares, donde hubo manos dominicanas beneficiadas.

Entérate más:  UASD acuerda con CDP facilitar maestrías en periodismo y relaciones públicas


Con la rescisión de ese adefesio, el gobierno salvo al Estado de pagar miles de millones, que beneficiaría a un grupito, que no les importa, que se someta a ese tipo de compromisos contractuales, sin medir las consecuencias, que bajo el subterfugio de la seguridad jurídica nos vienen afectando desde hace tiempo, por lo que tuvimos a bien denunciar las estafas como la de CODACSA y DOVICOM y de la Autovía Santo Domingo-Samaná, hasta que se materialice la rescisión de ese contrato.