Daniel Pou: “La Policía Nacional no cuenta con el aval moral y ético para ser una institución confiable”

El politólogo y experto en políticas públicas, Daniel Pou Suazo, reiteró que durante años ha planteado a los diferentes gobiernos de la República Dominicana que la Policía Nacional debe ser intervenida y transformada.

“Nosotros contamos con un cuerpo policial que ha operado durante décadas con niveles de discrecionalidad e independencia, al margen de todo criterio de transparencia y de rendición de cuentas, propiciando que en su interior se asimile un cúmulo de malas prácticas como una cultura establecida”, deploró Pou Suazo.

Explicó que la función policial en todos los países del mundo está refrendada por mecanismos de rendición de cuentas y de transparencia que obligan a la institución a ceñirse a parámetros del estado social democrático y de derecho.

Afirmó que en el país la institución policial, lejos de garantizar dichos elementos fundamentales, se ha alejado de manera continua y creciente. “Por esa razón hoy no cuenta con el aval moral y ético para ser una institución confiable y hemos visto cómo ha incurrido en prácticas que han resultado escandalosas y que desdicen de su misión en nuestra sociedad”, manifestó.

Entrevistado en el programa Toque Final con Julio Martínez Pozo, que se transmite por Antena, el politólogo dijo que la sociedad verá qué pasará en un futuro si se decide, con toda la vocación de autoridad que compete a las nuevas autoridades, producir transformaciones.

En tanto, indicó que la disolución de la Dirección Central de Antinarcóticos (DICAN) le parece un recurso que intenta rescatar la deteriorada imagen que tiene la Policía Nacional ante la mayoría de los ciudadanos del país.

“La DICAN como órgano responsable de la persecución del microtráfico, una actividad altamente rentable, desde hace mucho tiempo ha dado muestras de que ha sido contaminada por los actores de esa actividad criminal y que no ha podido cumplir la misión para lo cual fue creada”, expresó.

Consideró que traspasar las funciones de la DICAN a la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) es un mal menor, ya que el estado dominicano no cuenta con otro organismo que pueda asumir ese tipo de rol.

Pou consideró que la DNCD durante años ha estado sacudida por escándalos por toda una serie de malas prácticas que han sido ampliamente denunciadas y que las muestras son sobran, tras recordar que oficiales de esa institución han sido extraditados a Estados Unidos y han recibido condenas por implicaciones con el narcotráfico, pero todo ha seguido igual.

Precisó que la DNCD al igual que la Policía Nacional se maneja como un órgano discrecional de quien lo dirige, en razón de que no está adscrito a ningún ministerio ni está sujeto a garantías de transparencia y rendición de cuentas en su accionar.

“Para la DNCD poder alcanzar las capacidades necesarias en términos humanos y logísticos tendría que ser incrementada de una manera significativa, lo lamentable es que esto lo está haciendo de una forma mecánica que no garantiza la erradicación de los males que arrastró la DICAN durante su existencia”, expresó.

En ese sentido, sostuvo que la DNCD podría convertirse en otro órgano mucho más deformado, más alejado de sus misiones y seguir incurriendo en prácticas reñidas con la ley.

El experto destacó que, aunque se veía como una necesidad urgente la supresión de la DICAN, le parece que esa no era la solución adecuada.

Insistió en que todas las instancias que tienen que ver con la prevención del delito y la persecución deben ser transformadas de manera urgente, tras precisar que no cree que las políticas puedan ser exitosas si no se producen las transformaciones necesarias.