Desde su pueblito, La Jaguita de Tenares, Adelson Aguasvivas siempre soñó dedicarse al área de la computación. En efecto, narra que su hermano siempre lo encontraba leyendo sus libros sobre ingeniería y decidió regalarle una computadora a sus ocho años para que comenzara a practicar. “Ese fue el inicio de todo”, dijo.

A la edad de 10 años Adelson se mudó junto a sus padres al El Bronx. “Tuvimos una vida muy inestable ya que teníamos que mudarnos muchas veces de un sitio a otro. Mi abuela vivía en un apartamento donde no podíamos quedarnos mucho tiempo. Mi papá trabajaba empacando compras en un supermercado y mi mamá limpiaba casas y no siempre conseguía buena paga”.

Sin embargo, este joven dominicano dice que siempre recordó las palabras de su madre quien le expresaba que a pesar de la crisis y las carencias económicas su único trabajo era estudiar.

“Mi mamá me dijo que nos estábamos mudando a Estados Unidos para poder darme un mejor futuro y eso nunca se me olvidó. En mi corazón siempre estuvo la intención de poder devolverles todo el sacrificio que hicieron por mí y que no tuvieran que trabajar tanto”, resaltó Aguasvivas.

Entérate más:  16 de junio: Natalicio de María Trinidad Sánchez

Adelson narra que desde que entró a la secundaria comenzó a buscar qué iba a hacer con su vida después de terminar la escuela.

“Yo tenía estos sueños locos de estudiar en Harvard, pero no tenía a nadie a mi alrededor que me ayudara conociera el proceso y ayudara a aplicar, así que una amiga y yo comenzamos a buscar asesoría en la escuela para que nos ayudaran”, narra el dominicano.

“Yo apliqué a todas las universidades que eran reconocidas en ingeniería en Estados Unidos, algunas cerca de mi familia y otras un poco más lejos”, expresó.

Cuenta que aplicó a universidades como NYU, Cornell, Columbia y por último aplicó a Harvard. “La dejé de último porque nunca pensé que me iban a aceptar, al final dije no tengo nada que perder, así que llené todos los requisitos y envié mi solicitud”, dijo.

“El día que llegan todas las cartas donde dicen si te aceptaron o no aproveché que estaba solo en mi casa porque no quería que nadie supiera que no habían aceptado en Harvard, y por eso mismo comencé abriendo las cartas de las universidades en las que tenía menos posibilidades de ser aceptado, bueno Harvard fue la primera que abrí”, dijo Adelson a Diario Libre.

Entérate más:  Bomberos dominicanos: Héroes forjados al calor de los eventos de alto riesgo

Expresó que cuando la abrió y vio la carta donde lo aceptaban no lo podía creer. “yo le tiré una foto y se la mandé a mi hermano y a mi primo y comenzaron a relajarme, diciéndome que dejara de falsificar las cartas de la universidad poniendo mi nombre”, recuerda entre risas.

“Luego llamé a mi mamá que para ese momento trabajaba en un supermercado y salió corriendo y se fue para la casa a abrazarme y a celebrar conmigo. Ella a donde quiera que iba y con quien sea que hablara decía ‘mi hijo va a estudiar en Harvard’. Ella estaba muy orgullosa”, dijo.

Adelson fue aceptado en todas las universidades a las que aplicó, “todas me dijeron que sí, es impensable y en todas me ofrecieron becas para estudiar, pero nunca me pasó por la mente decirle que no a Harvard”, aseguró.

Este pasado mes de mayo, el dominicano se graduó de Ingeniería en Sistemas, de la universidad con la que siempre soñó, y ahora se prepara para trabajar con Amazon la tecnología de algunos de sus productos más vendidos.

Entérate más:  16 de junio: Natalicio de María Trinidad Sánchez

“Tecnologias como Alexa y los Fire TV Stick, y otros productos que a partir de ahora se comiencen a desarrollar es lo que voy a hacer con Harvard. Muchas empresas de tecnología me han contactado para reclutarme, pero creo que ahora mismo esta es donde más puedo desarrollarme”, dijo.

El dominicano menciona el orgullo que sienten sus padres y la satisfacción de haber tenido a toda su familia en junto a él en su graduación.

“Estoy muy agradecido del sacrificio que hicieron mis padres y de ahora en adelante poder ayudarles a seguir saliendo adelante. Ellos salieron de nuestro pueblo cargado de muchos sueños y entre esos estaba que yo me desarrollara como profesional. Así que aquí estoy, haciendo sus sueños y los míos realidad”, dijo.