Atletas de la delegación olímpica israelí pusieron a prueba la resistencia una de las llamadas camas ‘antisexo’ de la Villa Olímpica de Tokio, cuyas estructuras hechas a base de cartón habían sido señaladas y criticadas por algunos deportistas por su aparente fragilidad.

Sin embargo, el mueble resultó ser mucho más resistente de lo que habían sospechado. Según se observa en un video publicado por el beisbolista Ben Wagner en TikTok -que ya no está disponible en su cuenta- uno a uno se fueron sumando deportistas para brincar sobre la cama, hasta que, finalmente, cuando nueve de ellos saltaron al mismo tiempo, esta colapsó.

De acuerdo al Comité Organizador de Tokio 2020, el mobiliario pasó rigurosas pruebas y es capaz de soportar hasta 200 kilos de peso. No obstante, por su aparente fragilidad el corredor de fondo estadounidense Paul Chelimo especuló que fueron diseñadas con ese material para evitar que los atletas tuvieran sexo en ellas.

Fuente: RT