La rectora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), doctora Emma Polanco Melo, dijo que el luto tiñe a esa academia por el fallecimiento de Johnny Ventura, un ícono del arte dominicano, quien por su talento y exitosa trayectoria durante más de 50 años siempre vivirá en el corazón de millones de personas, de República Dominicana y del mundo.

Polanco Melo lamentó la inesperada partida de Juan de Dios Ventura Soriano (Johnny Ventura), denominado justicieramente el “Rey del Merengue” y quien también fue apodado como “La Industria de la Alegría” y el “Hijo del Pueblo”, con un legado musical tan vasto que lo convierte en inmortal.

“La comunidad universitaria está compungida por el fallecimiento de Johnny Ventura, un artista completo, querido, difícil de igualar, excelente ser humano, versátil, quien no solo brilló como músico y cantante sino que también se hizo sentir como político y fue defensor de su gente, de su patria, de nobles causas”, expresó la rectora.

Entérate más:  Onda tropical y vaguada generarán lluvias sobre el país

La primera funcionaria uasdiana envió un mensaje de condolencia y solidaridad a la familia de Ventura, en nombre de los profesores, empleados y funcionarios de esa institución de estudios superiores, tras considerar que todos, sin importar edad o clase social, vibraron algunas vez con la música contagiosa de esta estrella del firmamento artístico de nuestro país.

BIOGRAFÍA DE JOHNNY VENTURA

Juan de Dios Ventura Soriano (Johnny) nació en la ciudad de Santo Domingo, República Dominica, el 8 de marzo de 1940. Inició su carrera artística a principios de la década del 1960 y tras la formación de su Combo Show logró modernizar el merengue (sin despojarlo de su esencia) al introducirle saxofones, trompetas, piano, tambores, efectos electrónicos y timbales.

En su época de estudiante del área comercial en el Instituto Ercina Chevalier, participaba en veladas y actos culturales donde fungía como cantante, bailarín y locutor, pero luego de ganar un concurso de aficionado en el programa “La Voz de la Alegría” (a finales de la década del 1950) decidió estudiar canto en la escuela de La Voz Dominicana.

Entérate más:  Un tribunal desestima el primer caso #MeToo en China

El Caballo Mayor, como también se le conocía, exhibió su arte y conquistó aplausos en muchos países de América y de Europa y se le reconoce el mérito de ser el compositor del 70 % de la música que interpretó y arreglista de, por lo menos, el 80 % de sus temas, casi todos “pegados.”

Recibió innumerables reconocimientos de varios gobiernos y alcaldías del mundo y su inmensa discografía lo acreditan como uno de los más prolíferos intérpretes musicales, lo que avala los 28 discos de oro y dos de platino que recibió, además de un Grammy Latino y otro a la Excelencia, durante los años 2004 y 2006, respectivamente.

Este hombre tan especial, que merece ser considerado el “Merenguero del Pueblo” y quien fue padrino musical de artistas tan exitosos como Luisito Martí, Fausto Rey y Anthony Ríos; también militó en la política dominicana, donde llegó a ser diputado y alcalde de la ciudad de Santo Domingo.