Cuando Lucy detectó sintió un bulto en su seno, ni siquiera se le ocurrió pensar en cáncer.

Fue de «pura casualidad» que lo detectó, pues no tenía el hábito de hacerse una inspección.



«Pensé que probablemente empezaría a hacer este tipo de cosas cuando estuviera llegando a mis 50», le contó al programa Newsbeat, de la Radio 1 de la BBC.

Pero después de hacerse un control médico, Lucy recibió malas noticias. Tenía cáncer de mama a los 26 años.



A comienzos de este mes, Sarah Harding -cantante del popular conjunto femenino británico Girls Aloud- murió de esa enfermedad a los 39 años de edad.



Después de su muerte, la fundación de caridad CoppaFeel! (que exhorta a las mujeres jóvenes a hacerse inspecciones táctiles de los senos) registró un enorme aumento de visitas a su sitio web.

Más de 200.000 personas visitaron sus páginas en las 12 horas después de que se anunciara la noticias, ocho veces más de los normal.

La fundación le dijo al programa Newsbeat que a pesar de que es el cáncer más común en mujeres entre los 25 y 49 años, una cuarta parte de las jóvenes no están conscientes de que el cáncer de mama las puede afectar.

Entérate más:  El actor Alec Baldwin disparó arma de utilería que mató a una mujer en un rodaje

Añade que las mujeres jóvenes son el grupo demográfico con más tendencia a postergar una visita a su médico de cabecera.

«El doctor enmudeció»
Fue sólo de casualidad que Lucy fue a revisarse el bulto. No tuvo que trabajar ese día, así que fue porque estaba libre.

«Pienso en eso todo el tiempo», indicó.

«Estoy tan feliz de que ese día lo tenía libre».

«Sería una historia completamente diferente en este momento. Es la razón por la que me encuentro aquí hoy».

Aun cuando el médico refirió a Lucy a la clínica de cáncer de seno, todavía ni se le ocurría que tuviera la enfermedad.

Pero cuando su hermana insistió en que se hiciera un examen de ultrasonido, Lucy empezó a darse cuenta de que algo andaba mal.

«El doctor enmudeció», cuenta.

Una semana después, le revelaron que tenía cáncer. Poco después se le había extendido a los nódulos linfáticos.

Le dijeron que necesitaría quimioterapia, radioterapia y cirugía.

«Hubo momentos en los que no podía comer, no podía dormir», dice.

«Me quedaba despierta 20 horas al día, sin moverme del sitio donde estaba tendida en la cama».

Entérate más:  Puerto Rico: autorizarán visas de trabajo para obreros de RD

«Me veía en tan pobres condiciones, mi piel estaba muy mal, perdí todo mi pelo, absolutamente todo, cejas, pestañas».

Después de la cirugía y la radioterapia, Lucy finalmente recibió un poco de buenas noticias: ya no tenía más células cancerosas.

LUCY LEPE Lucy «finalmente obtuvo buenas noticias» el año pasado.

Lucy todavía recibe terapia hormonal y ha estado trabajando con CoppaFeel! para difundir el mensaje que el cáncer de mama puede afectar a las mujeres más jóvenes.

«No pienses que no te puede pasar a ti. No se trata de ser pesimista, es sólo para tener consciencia», señala.

«El estigma en la comunidad negra»
Lucy también quiere levantar la consciencia entre la comunidad negra sobre la importancia de revisarse los senos para bultos.

«Creo que hay mucho estigma en torno a la enfermedad. No queremos hablar de enfermedades, pero es importante hacerlo».

«Cuando veo estos anuncios sobre el cáncer, no veo a gente negra. No escucho de gente hablando sobre el cáncer».

«Me sentía casi como si eso no nos sucediera a nosotros».

FRAN WHITFIELD Fran dice que se sintió «increíblemente impotente» después de recibir su diagnóstico.

Fran tampoco pensó que le sucedería a ella cuando a los 24 años notó un bulto en su seno.

Entérate más:  Video: Dominicanas en España acusadas de algo no muy bueno....

Al comienzo, los médicos la devolvieron a casa diciendo que se trataba de un bulto «hormonal». No fue sino hasta 18 meses después cuando encontró otro síntoma que regresó para otro examen.

Estaba preocupada de que le estaba haciendo perder el tiempo al Servicio Nacional de Salud británico (NHS), tras la primera visita.

Pero después de ser sometida a varios exámenes y escaneos, a Fran le informaron que tenía cáncer de mama en fase cuatro, además de un tumor cerebral. Le dieron dos años más de vida.

«Tenía 25 años. Soy una entrenadora personal. Estaba en la mejor condición física de mi vida».

«Soy una prueba viviente de que esto le puede suceder a cualquier personas a cualquier edad».

 

FRAN WHITFIELD «No iba a permanecer ahí sentada y aceptar que alguien me dijera que me quedaban dos años».

Se sometió a una «rutina de quimioterapia agresiva», y ahora el cáncer de Fran está actualmente en remisión. Ha estado compartiendo su historia online, para divulgar la noción que a las mujeres jóvenes les puede dar cáncer.

«He sido muy franca sobre mi periplo en las redes sociales. He documentado todo lo que me ha pasado».

«Siempre se ha proyectado como un problema de mujeres mayores».

«Antes de este año, simplemente pensé que no tendría que preocuparme al respecto hasta que fuera mayor».

De BBC