Vincho Castillo a protestantes: “si quieren guerra, tendrán guerra”


Santo Domingo.  A quienes crean que un malévolo se redime al caer los años, en su Respuesta de este domingo 18 de noviembre, genio y figura hasta encontrarse con su mentor de 1961, en la sepultura, Vincho demostró que no hay redención posible. Por lo menos sin Balá de por medio.

Su tesis de choque es que las protestas tienen un sólo motivo: La noche del 20 de mayo, “la derrota electoral”, derrota electoral que tiene aún personas que discuten su legitimidad

Como siempre, el Dr. Castillo es el gran descubridor de planes turbios y ocultos. Un Sherlock Holmes de San Francisco, pero sin gorrita.

Hace alusión a la familia Vicini y narra una gran cena de gente de poder económico, de dinero tradicional de siempre.

Y como en sus mejores fobias vuelve al tema de Hipólito y planes de un golpe de estado electrónico en la junta, controlado y resuelto por la “bendita” mano de Dios.

Será importante recordar algo. Suele suceder en las matrices de credo de todos los símbolos de la derecha recalcitrante, creyéndose en poder de todo, le dan tareas a Dios, bastante especial.

Curiosamente crea vínculos entre la “Gran Cena” de los ricos de la nación, los scanner de la Junta, más de 24 y la voz grabada que llamaba a un ayudante de Hipólito, ex de izquierda, de origen árabe, para más señas.

Dice además: “Lo oyeron estos oídos que se lo han de tragar la tierra”, pero no explica cuando la tierra aplicará el verbo, esa era una información de interés nacional…

Pero el caldo del odio, amplio mar donde Vincho es buzo eterno, es demasiado ardiente.

De acuerdo al portal acento.com.do, mientras hablaba la sangre del veneno puro subía a sus mejillas, recorriendo los mismos lugares como cada domingo. Habla como el vencedor, declara los horizontes desagradables a toda esa prensa “basura”, que ni le va ni le viene, pero sigue atento a ella como una bruja a su escoba.

Vivir ahora tiempos post-electorales, en su factoría de bilis, le hace perder la coordinación del discurso y lo ahoga en su huerto de agonía y rencor.

Recurre a su tema manido, repleto de baba ociosa y repetitiva: El PPhachismo. Me cansa.

Confrontador profesional, es la única excusa que tiene para declarar que las Protestas no son conforme a derecho constitucional.

De repente en el recital de ira no oculta (porque el tema le produce rabia y bilis de Damián con ojos virados) se monta, y el espíritu de San Balá de los Paleros le llega a la garganta oscura y de bajos tonos “A la Calle, a la Calle”… Dice el más viejo discípulo vivo de Balá, el llamado y antiguo Palero Mayor.

(Balá era un viejo ebanista de origen popular que con sus turbas trató de defender a los esbirros trujillistas, a raíz de la caída de la tiranía, tomaba las calles para dar palizas a los manifestantes antitrujillistas, obsérvese la escuela de dónde proviene el Dr. Castillo…).

Y como hay para todos, baja el tono para decir que hubo un error, en la enunciación de la próxima idea encontraremos una ruta posible de la cabeza de Vincho.

Dice que el “formidable y convincente discurso de Leonel” fue lo que se debió usar para explicar bien el por qué de la Reforma. Se falló en eso, le insiste a sus correligionarios del Gobierno.

¿A ver si entendemos por dónde anda el cerebro de este hombre?

¿Entonces el discurso del Martes 13, noche de desvaríos, “fue una pela”, solución y respuesta a todo lo que se reclama?…

¿Puede el fanatismo perder la lucidez y la inteligencia, puede nublarlas hasta el extremo de la ceguera social para leer lo que sucede en la calle?…

Si algún valor tiene esta respuesta, es justamente la muestra de esa ceguera. Citó el discurso del martes 13 como un modelo de respuesta extraordinaria.

Se fue en elogios, como era de esperarse, estaba contento con su Leoncito.

Para el Dr. Castillo las protestas no tienen razón de ser, obedecen a una conspiración con propósitos “e intereses extranjeros “escondidos en los generadores que prenden y apagan.

Luego sigue la tesis del carbón y las minas colombianas. Etc, etc, etc…

Interesante hoy el tema conspirativo y el desafío a la opinión pública en esos muchos años de “acciones turbias”…

Llama a la guerra y de paso define la actitud del Presidente Medina, como “interesante” y exige palabras públicas, que no siga permaneciendo en la sombra, le exhorta a que hable, para que el pueblo le siga y aminore la falta de respaldo que el mismo Vincho reconoce, por omisión.

Enérgica respuesta, pero de tesis de confrontación, recuerda aquellas proclamas-peroratas del golpista de Aldo Rico en la Argentina, extrema, conspicua.

Los juegos están hechos, los organizadores de las protestas en la República Dominicana, deben prepararse, el Dr. Castillo en nombre del ala más extremista del gobierno, les ha declarado la guerra en la calle.

Será cuestión de hacer buena memoria y volver a recordar el fenómeno de la banda, antisociales que en tiempos de Balaguer, fueron los herederos de los Paleros de Balá.

El Dr. Castillo se fue a la Guerra y a las Calles, lejos de Mambrú, pero la situación real de las mismas en todo el país, supera la capacidad de fabulación de “La Respuesta”.

Definitivamente, rondan en el aire unos deseos de confrontación, irreversibles y el Dr. Castillo tiene un master de muerte y sigilo, en el asunto.

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder