Se le fue la mano


Nueva York.La cadena de televisión CNN despidió a la comediante Kathy Griffin, luego de que ella provocara indignación al ser fotografiada sosteniendo una cabeza de utilería ensangrentada del presidente estadounidense Donald Trump.

Trump había manifestado más temprano su enojo con la actriz, cantante y presentadora diciendo que “debería avergonzarse de sí misma” por la imagen. “Mis hijos, especialmente mi hijo de 11 años, Barron, están dolidos por eso. ¡Enferma!”, escribió el mandatario en Twitter.

Griffin, de 56 años, una de las conductoras de la cobertura de Año Nuevo de CNN en la última década, se disculpó y dijo que le había pedido al famoso fotógrafo Tyler Shields que eliminara la foto de internet.

Pero no fue suficiente para salvar su trabajo en la cadena de televisión.

“CNN ha finalizado el contrato con Kathy Griffin para aparecer en nuestro programa de Año Nuevo”, anunció la unidad de comunicación de la compañía en Twitter.

La cadena había informado poco antes que estaba “evaluando” su cobertura de Año Nuevo y llamó a la fotografía “asquerosa y ofensiva”.

La primera dama Melania Trump también criticó a la comediante, que ha ganado dos Emmys por su reality show “My Life on the D List”.

“Como madre, esposa y ser humano, esa foto es muy inquietante”, declaró la esposa del presidente. “Cuando tienes en cuenta algunas de las atrocidades que están pasando hoy en el mundo, una foto como esa simplemente está mal y te hace preguntarte sobre la salud mental de quien la hizo”, agregó.

En un video de 31 segundos posteado en las redes sociales el martes, Griffin dijo: “Pido que me perdonen. Fui demasiado lejos. He cometido un error, me equivoqué”.

El hijo mayor de Trump, Donald Jr, quien dirige el negocio de la familia en Nueva York, y Mitt Romney, el candidato presidencial republicano derrotado en 2012, estuvieron entre los conservadores que condenaron la fotografía.

“Asquerosa pero no sorprendente”, tuiteó el martes de noche Donald Jr. “Es la izquierda de hoy. Lo consideran aceptable. ¿Se imaginan si lo hubiera hecho un conservador cuando Obama era presidente?”.

También Romney eligió esta red social para expresarse. “Nuestra política se ha vuelto demasiado básica, demasiado baja y demasiado vulgar, pero el post de Kathy Griffin desciende hacia un territorio aún más repugnante y vil”, escribió.

Incluso los críticos de Trump hicieron saber su desaprobación.

“Nunca es divertido bromear sobre matar a un presidente”, tuiteó Chelsea Clinton, la hija de la exrival electoral de Trump, Hillary Clinton.

“Creo que ella pensó que estaba haciendo alguna declaración artística, pero esa imagen no tiene cabida en nuestro diálogo político”, dijo a MSNBC Al Franken, senador demócrata de Minnesota y excomediante del programa Saturday Night Live.

El Servicio Secreto anunció que estudiaría el incidente, publicando en Twitter que las amenazas contra sus protegidos “reciben la máxima prioridad” de sus investigaciones.

Squatty Potty, una compañía de productos de baño con sede en Utah, suspendió una campaña publicitaria con Griffin, calificando la foto de “profundamente inapropiada”.

AP

acceder

Conviertete en parte de nuestra comunidad!

reinicia la clave

Back to
acceder