Ya estas cansada de hacer (o intentar hacer) 100 sentadillas al día sin ver resultados rápidos, y ya te has visto tentada a buscar otras formas más fáciles de conseguir ese trasero estilo Kardashian

Conoce lo bueno y lo malo de este procedimiento.

4El injerto de grasa es el método más popular (¡y el mejor!)

Este es el mejor método sin duda. Conocido también como el lifting brasileño, los doctores comienzan por una liposucción, removiendo grasa de las zonas donde puedes tenerla acumulada, como estómago, piernas, etc. Y luego se inyecta en los glúteos. Los resultados son visibles inmediatamente, pero no verás el producto final sino hasta un año después de la cirugía, ya que le toma un tiempo al cuerpo formar nuevos vasos sanguíneos e incorporar la nueva grasa.

Existen riesgos como coágulos de sangre, cambios en las sensaciones, y embolia de grasa (es cuando la grasa es liberada en el flujo sanguíneo), pero muchos expertos apuestan a este método como su opción número uno porque tiene bajo riesgo de infección y, si ganas peso en el camino, el trasero crecerá contigo