Constellation Brands, propietaria de la cerveza Corona, apuesta al cannabis e inyectará miles de millones de dólares en una firma canadiense para aprovechar la tendencia mundial a la legalización de esa droga.

El grupo estadounidense de vinos, cervezas y bebidas espirituosas aportará 4.000 millones suplementarios a Canopy Growth, una firma creada en 2013 y elevará a 38% su participación en esa empresa montada al sur de Ottawa en 2013.

Fabricante de las cerveza Corona y Modelo, del vino Roberto Mondavi y la vodka Svedka, Constellation había comprado ya en octubre pasado el 9,9% del capital de la compañía canadiense. Podrá convertirse en socio mayoritario si en los próximos tres años ejerce el derecho de adquirir instrumentos financieros negociados con Canopy.

“Desde el año pasado, entendemos un poco mejor el mercado del cannabis y la oportunidad de crecimiento que tiene”, dijo Rob Sands, CEO de Constellation.

El mercado pareció dar la bienvenida al negocio y la acción de Canopy tuvo expresivas alzas.

Los inversores valoran que esa diversificación de Constellation ocurre cuando un estudio de la Universidad de Georgia, EEUU, mostró que el consumo de alcohol bajó 20% en los estados en los que el cannabis fue legalizado.

El gobierno de Canadá estima, por ejemplo, que 4,6 millones de habitantes de ese país consumirán 665 toneladas anuales de cannabis y gastarán entre 2,75 millones y 4 millones de euros.

Los gastos mundiales en cannabis deberían triplicarse en los próximos años para llegar a 32.000 millones de dólares en 2022, según gabinetes económicos especializados.

– Heineken de cannabis –

Constellation, al igual que otras cerveceras, apuesta a que la marihuana será legalizada en los próximos años en todo Estados Unidos y en casi todo el mundo.

“Esta inversión, la mayor hasta hoy en el sector del cannabis, aportará a Canopy Growth los fondos necesarios para crear y adquirir los activos estratégicos necesarios para tener una importante presencia en unos 30 países que autorizan el uso terapéutico del cannabis y posicionarse en los mercados que habiliten el uso recreativo”, dijo el grupo estadounidense.

Las leyes federales de Estados Unidos prohíben por el momento la venta y utilización de marihuana.

Su consumo recreativo fue sin embargo autorizado en ocho estados y en Washington DC. El 1 de enero de este año, California se convirtió en el mayor mercado legal del mundo.

Asimismo, 29 de los 50 estados permiten usar cannabis en tratamientos médicos.

El 17 de octubre Canadá se convertirá en el primero de los países del G7, que agrupa a las mayores economías mundiales, en legalizar el consumo recreativo. El mercado de productos elaborados a base de cannabis, será permitido desde 2019.

Las cerveceras quieren fabricar bebidas sin alcohol a partir de esa droga suave y eso es lo que explica la multiplicación sus inversiones en productores de cannabis terapéutico.

Molson Coors, fabricante de las cervezas Blue Moon y Coors y competidor de Constellation, firmó recientemente una asociación con el grupo canadiense The Hydropothecary Corporation (Hexo) que quiere triplicar antes de fin año sus plantas de producción.

Lagunitas, una filial de Heineken, ofrece desde fines de julio “Hi-Fi Hops”; una cerveza sin alcohol y con infusión de cannabis.

El vivo interés por productores habilitados de cannabis estimuló las acciones de esas compañías en los últimos meses.

Canopy Growth cuadruplicó su capitalización desde que entró a la bolsa. El grupo se unió a Danish Cannabis para producir en Odense, en el centro de Dinamarca, y comercializar cannabis medicinal en Europa.

La valorización de su competidora canadiense Aurora, que cuenta con filiales en Alemania, Países Bajos y Australia se multiplicó por seis en un año.