Un tribunal de Múnich decidió el jueves prohibir, aunque bajo condiciones, la venta de los modelos iPhone 7 al Iphone X en Alemania, tras darle la razón al fabricante estadounidense de chips Qualcomm en una larga batalla de patentes contra Apple.

“Mediante este fallo, la venta y circulación de los modelos que no poseen el permiso queda prohibida en la República Federal de Alemania” sentenció el tribunal, que sin embargo precisa que Qualcomm debe depositar, a título de fianza, 668,4 millones de euros para que entre en vigor la interdicción.

“Corresponde al demandante decidir si depositará la fianza para que se pueda ejecutar provisionalmente” la sentencia, explicó el tribunal, que enumera todos los modelos de iPhone prohibidos, del modelo 7 al X.

La sentencia, por otro lado, “no es firme” ya que puede ser apelada, recuerda el tribunal.

Qualcomm, fabricante estadounidense de semiconductores, acusa al gigante Apple de haber violado una de sus patentes en uno de los chips instalados en los modelos mencionados de iPhones.

Apple sufrió un revés similar a principios de mes, cuando un tribunal chino prohibió la venta e importación en China de la mayoría de modelos de iPhone a demanda de Qualcomm.

En este caso, la demanda gira en torno a las capacidades de un chip Qualcomm de prolongar la duración de la batería del teléfono.

Apple aseguró que no ha violado ninguna patente de Qualcomm, pero explicó que no podía demostrarlo sin revelar un secreto industrial, según la agencia alemana dpa.

“Si no puedes defenderte sin revelar un secreto, corres el riesgo de perder un juicio. Es lo que pasó hoy” explicó el juez, Matthias Zigann, según la misma fuente.

Esta decisión, aunque no sea definitiva, es un duro golpe para Apple, que libra un largo pulso con Qualcomm. El fabricante de chips le acusa no solamente de violar algunas patentes suyas, sino además de robar secretos de fabricación para compartirlos con su gran rival, Intel.

La sentencia alemana coincide además con dificultades del gigante de la manzana en los mercados, a causa de las dudas sobre las ventas de los iPhone, la principal fuente de ingresos de la multinacional.

En el caso chino, Qualcomm consiguió convencer a los jueces de que Apple violaba sus patentes sobre las fotos y la pantalla táctil.

Sin embargo, la sentencia china no fue inmediatamente aplicada, y Apple aseguró que se defendería por todos los medios.

Las relaciones entre Qualcomm y Apple son complejas. En enero pasado, la Comisión Europea le inflingió a Qualcomm una multa de 1.000 millones de euros, por haber entregado a Apple enormes sumas de dinero para que no comprara chips de sus competidores, entre 2011 y 2016.