Ante un repunte de los casos de salmonelosis en Estados Unidos, las autoridades sanitarias emitieron una curiosa recomendación: pidieron a la ciudadanía que deje de besar a sus gallinas y otras aves de corral.

“No besen ni abracen a las aves de corral domésticas, y no coman ni beban cerca de ellas”, pidieron muy seriamente los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la principal agencia federal de salud pública del país.

Según los CDC, un aumento en el número de casos de salmonelosis está relacionado en parte con este comportamiento: se han registrado 163 casos desde mediados de febrero, y 34 de ellos han ameritado hospitalización.

“Las entrevistas con las personas enfermas mostraron que el contacto con las aves de corral probablemente era la fuente de la epidemia”, agregaron.

Incluso aunque parezcan limpios, este tipo de animales como los pollos y los patos pueden ser portadores de salmonella, una bacteria que puede causar diarrea, fiebre y vómitos, advirtieron los CDC.

Entérate más:  Desmantelan banda que robaba piezas de vehículos a dealers de La Vega

Las autoridades también recomendaron lavarse bien las manos después del contacto con las aves de corral y disuadir a los niños de jugar con ellas.

Por lo general, las infecciones se producen por la ingestión de huevos o productos lácteos contaminados. Cada año se registran decenas de millones de casos, aunque rara vez son fatales.