Santo Domingo. Diversas organizaciones e iglesias cristianas del país denunciaron que legisladores dominicanos están recibiendo presiones para introducir en el Código Penal nuevas categorías de discriminación, tales como identidad de género, y orientación o preferencia sexual, para beneficiar la agenda LGBTQI+.

Varios obispos de la iglesia católica, los principales concilios evangélicos y varias organizaciones de la sociedad civil aparecen firmando el documento, que hace referencia a ciertas denuncias que han sido difundidas de que sectores poderosos, con apoyo de instituciones extranjeras y del Estado, buscan forzar la introducción de un concepto ideológico dentro del Código Penal.



Entre algunos de los puntos de la carta pública se destaca que el artículo 187 que trata sobre la discriminación no debe ser modificado, ya que el artículo 39 de la Constitución, sobre el derecho a la igualdad, incluye las categorías generales que abarcan a todo el universo de los dominicanos, tales como color, edad, religión, discapacidad, etc. Este artículo abarca además otras categorías no descritas taxativamente, estableciendo que no podrá discriminarse por “cualquier condición social o personal”, abarcando así una lista no limitativa de categorías que pudiesen ser objeto de discriminación contra cualquier persona.

Entérate más:  Otro escándalo en el Minerd

La misiva advierte que la orientación sexual constituye una preferencia que es ejercida por decisión personal, por tanto “Las preferencias no deben figurar en las leyes adjetivas, ya que las mismas están amparadas en el derecho fundamental a la intimidad y al honor, protegido por el Artículo 44 de la Constitución”. Mientras que en otro de sus párrafos resaltan que el artículo 43 de la Constitución garantiza el derecho al libre desarrollo de la personalidad.



También previenen, que de aprobarse la cláusula de penalizar una discriminación que no existe, se estaría cayendo en sesgos ideológicos, que deben mantenerse al margen de la justicia penal.



“La insistencia en introducir estas categorías en el Código Penal no responden a una necesidad real de la nación, sino al cabildeo de organizaciones, agencias y grupos de poder que abogan por esto. Utilizan estas categorías subjetivas como vía para imponer la irrazonable ideología de género, que niega la ciencia y la biología, ya que propone que la sexualidad es fruto de una construcción social”, revelaron.

Entérate más:  Biden dice que no prevé "en este momento" más restricciones de viaje por ómicron

Los firmantes ofrecen su apoyo a los congresistas, solicitándoles que resistan las presiones, ya que, de ser introducidos estos cambios, se abrirían las puertas al adoctrinamiento en ideología de género a la niñez, pues se ha visto en otros países que, una vez este tipo de leyes son aprobadas, todo tipo de desacuerdo con ellas es considerado como “odio” o “discriminación”. De la misma manera, esto pondría en riesgo la libertad religiosa y la libertad de expresión.