“Todavía estamos esperando, como hemos esperado toda la vida, que los precios de los documentos consulares sean sincerizados, rebajados, porque la comunidad dominicana es muy laboriosa, no nos ganamos el dinero fácil”. Quien habla, con cierta desilusión, es Mónica Zapata, dominicana residente en Nueva York, Estados Unidos.

Además de pertenecer a “Acción Rápida RD”, un movimiento que busca defender los derechos de la diáspora dominicana en Estados Unidos, Mónica forma parte de los más de 800,000 criollos que viven en la Gran Manzana, que por años han pegado “el grito al cielo” por los altos precios a los que deben hacerle frente para acceder a servicios consulares dominicanos.



En su desilusión está la confesión de que sus reclamos han sido en vano, pues considera que “el consulado es sordo y mudo”.

El centro de las denuncias son los precios, considerados excesivos, de los servicios que ofrece el consulado en Nueva York, sobre todo por emisión de libretas de pasaporte. El panorama es tal que algunos criollos optan por aprovechar un viaje a República Dominicana para “poner al día sus papeles”, porque les sale más barato.



“Yo les recomiendo a todas las personas que van a República Dominicana que son dominicanas que saquen su pasaporte allá porque nosotros lo pagamos tres veces más caro y eso es una estafa”, se queja Mónica.

Y aquí la diferencia: Mientras en República Dominicana renovar un pasaporte cuesta entre RD$1,650 en la versión normal y RD$2,650 uno VIP, en el consulado dominicano en Nueva York el precio de una libreta con vigencia de seis años ronda los 130 dólares, esto es aproximadamente 7,268 pesos.

Que se te pierda el pasaporte es sinónimo de sanción, denuncian varios ciudadanos a este diario, ya que el consulado tiene un cobro adicional por la libreta y un monto extra por la pérdida del documento, que eventualmente se eleva dependiendo de la cantidad de reportes de este tipo.

Así, el precio más bajo de renovación por pérdida en el consulado de Nueva York asciende a US$191, lo equivalente a 10,679 pesos, mientras en República Dominicana el mismo servicio cuesta 2,650 pesos, una diferencia de al menos 8 mil pesos que resulta pesada para los bolsillos de la diáspora dominicana.

Estas tarifas por expedición de libretas están por encima de lo que ordena la resolución 2-07 del Ministerio de Relaciones Exteriores (Mirex), donde se fija en US$60 el monto que deberían cobrar los consulados dominicanos por libretas con vigencia de seis años.

Esta ordenanza también dispone que del dinero recaudado los consulados tendrán que retener la suma de US$39.44 por libreta, y de forma paralela emitir mensualmente un cheque por US$20.56 a la Dirección General de Pasaportes (DGP) por cada expedición.

Para visualizar la infografía en el móvil haga clic aquí.

Cabe destacar que las retenciones contenidas en esta normativa tienen el propósito de “cubrir gastos administrativos y operacionales del Sistema de Gestión Consular”.

No existen registros, hasta ahora, de que Cancillería coloque sanciones o penalidades a estas misiones diplomáticas ni a sus autoridades por incumplir la normativa.

Listin Diario solicitó en varias ocasiones al Mirex informes sobre los gastos en los que incurren los consulados basados en el dinero recaudado por los servicios que ofrecen. No obstante, las insistencias fueron en vano, ya que tras varias peticiones no hubo respuesta satisfactoria por parte de la institución.

Así replicó Cancillería:

“Le informo que se le ha estado dando seguimiento con el Viceministerio de Asuntos Migratorios a su solicitud de información el cual está a la espera de respuesta del Consulado, lamentamos que se tome tanto tiempo pero inmediatamente el consulado nos emita la respuesta nos estaremos comunicando con usted al correo electrónico que ha colocado en la solicitud”.

Entérate más:  Juan TH: “El Ministerio Público independiente no existe”

A “discreción” del cónsul
Una investigación realizada por este diario halló que entre 2018 y 2020 el consulado dominicano en Nueva York emitió 76,582 libretas de pasaporte, percibiendo como mínimo alrededor de US$13,018,940.

De ese monto, el Estado dominicano solo recibió US$3,352,194 durante esos tres años.

Cabe destacar que los cónsules dominicanos, además de la retención por los servicios consulares que se les permite, reciben ingresos provenientes de una asignación (dotación) consular que les otorga mensualmente Cancillería.

Documentos del Mirex señalan que al Consulado Nueva York se le entregan US$98,000 para gastos corrientes del consulado y otros US$13,000 para gastos de alquiler de la misión.

Este manejo de distintas fuentes de ingresos ha sido tradición en las relaciones exteriores dominicanas, permitiendo incluso el aumento de los precios de los servicios consulares, confiando esa responsabilidad en el criterio de los cónsules sin ninguna pauta preestablecida.

Entre los años 2015 y 2020 el consulado dominicano en Boston, Estados Unidos, fue el segundo en obtener mayores recaudaciones, superado por el de Nueva York, con al menos US$3,577,080 por emitir 27,516 libretas de pasaporte.

La investigación del Listín develó ayer que en los cinco consulados en Haití se facturaron al menos 79.5 millones de dólares, unos 3,700 millones de pesos, por emisión de visas, de los que entregaron al Estado solo 11.6 millones de dólares.

Si en Haití el dinero está en las visas, en Nueva York y otras ciudades del mundo está en los pasaportes.

El senador de la provincia Elías Piña, Yván Lorenzo, explicó a este diario cómo, a su entender, se manejan los fondos recaudados por las misiones dominicanas. Según el legislador el dinero retenido “llena los bolsillos” de los diplomáticos.

“Toda esa parte queda como honorarios consulares y es lo que nosotros llamamos el botín de la alta dirigencia de los diferentes partidos en el poder. Va a las cuentas personales de ellos, es su dinero”, detalló.

Y añadió: “Los consulados viven de los servicios que venden, de renovar pasaporte, sacar actas de nacimiento, de legalizar contratos (…) y ese dinero se queda el cónsul con él”.

También explicó que los consulados son considerados como “botines”, porque inmediatamente llega el partido de Gobierno “se empieza a cabildear” por ellos.

Según Lorenzo, la decisión de cuáles son los consulados “más importantes” se toma en base a la cantidad de dominicanos que residen en un territorio. Y en ese momento empieza la disputa por la repartición.

“Esos que no tienen visa son buenos en la medida en que tienen muchos dominicanos. Por ejemplo, Nueva York, Miami, España, Boston, Nueva Inglaterra. Esos que no tienen visa la importancia se la da el número de dominicano que residen allá que se les dan los servicios”, aseguró.

El legislador sometió un proyecto para regular los cobros en los consulados dominicanos tras reunirse con parte de la diáspora en los Estados Unidos. Su intención no prosperó en el Senado.

Este “modus operandi” descrito por el legislador no resulta del todo desconocido. Mónica confió a este diario que a su parecer el puesto de un cónsul es un “favor político pagado”.

Entérate más:  Los memes y quejas al Gobierno a causa de los apagones

Con esta afirmación hizo énfasis en que algunos consulados tienen una nómina “excesiva”, por lo que “los empleados que no están en nómina salen del bolsillo del cónsul, son favores políticos que tienen que pagar”.

En el listado de recaudaciones entre las misiones diplomáticas sigue la situada en Miami, también en Estados Unidos, con al menos US$3,438,600 y 31,260 libretas.

Otro consulado que superó el millón de dólares en facturación fue el de Madrid, España, con al menos US$2,634,225 y 35,123 libretas emitidas.

De forma paralela, en la ciudad de Barcelona, España, el consulado dominicano recaudó al menos US$1,068,125.96 en ese período. Esta misión diplomática entregó 15,671 libretas.

En el Caribe, el consulado en la capital puertorriqueña percibió en estos años como mínimo US$1,808,300 por la emisión de 18,083 libretas.

La Dirección General de Pasaportes remitió a este diario un documento con datos generales en el que explica que entre 2015 y 2020 recibió un total de US$12,340,063.47 de parte de los consulados dominicanos por los servicios ofrecidos en el exterior.

De este monto, US$10,124,038.08 fueron sólo por emisión de pasaportes, una cifra que resulta mínima en comparación con las altas sumas que han percibido en ese período las sedes consulares.

No obstante, al solicitarle a la DGP un desglose del dinero remitido por cada consulado, la institución entregó otro documento, tres meses más tarde, pero sólo con datos a partir de 2018 bajo el argumento de que los años anteriores “no los tienen disponibles en el archivo”.

“Tenemos a bien informarle, que solo fue posible obtener las informaciones relacionadas a los años 2018, 2019 y 2020, debido a que las informaciones de los años 2015, 2016 y 2017 no las tenemos disponibles en nuestros archivos”, se lee en un anexo.

En ese período el consulado dominicano en Nueva York entregó a la Dirección General de Pasaportes la suma de US$3,352,194; el de Madrid 564,692 dólares; el de Miami 544,428; el de Boston 536,153; el de San Juan, Puerto Rico 472,696 y el de Barcelona 241,141dólares.

Entre las misiones diplomáticas que entregaron al Estado los montos más bajos por emisión de pasaportes en esos tres años figuran la de París, Francia; y Río de Janeiro, Brasil, con US$70 y US$30 respectivamente.

Otras misiones no reportaron haber pagado ninguna suma por ese concepto, a pesar de que la ley así lo establece. Algunas de estas fueron California, Estados Unidos; Hong Kong, China; La Habana, Cuba; Mayagüez, Puerto Rico; Viena, Austria; Alicante, España; Ottawa, Canadá; Nueva Orleans, Estados Unidos, Washington, Estados Unidos; Londres, Reino Unido y Chicago, Estados Unidos.

“Para el servicio que es (renovación de pasaporte) me lo encuentro súper caro, tal vez hay que tomar en cuenta que es Nueva York, los impuestos, pero como quiera el servicio me lo encuentro malo y caro porque dura bastante para hacerse el proceso, bastante para recibirlo”, dijo a este diario.

Por otro lado, Mónica lamentó que el consulado dominicano en Nueva York penaliza a sus connacionales “por vivir fuera del país”, a pesar de ser quienes “mantienen gran parte de la economía” a través de las remesas que envían.

“Nos están penalizando porque hemos tenido que emigrar, porque en República Dominicana no tenemos las mismas oportunidades de vida, eso es triste”, expresó.

¿Un “abuso” que se propaga?

Lejos de ser una problemática centralizada en Nueva York, los “abusos” denunciados por los criollos se han convertido en una realidad presente en al menos 69 consulados dominicanos investigados por este diario.

Entérate más:  Tres nuevos préstamos por US$660 millones sometidos por el Poder Ejecutivo

“Yo siempre digo que es un hilo que nace desde República Dominicana hasta todos los consulados del mundo”, destacó Mónica en la conversación.

Ese “hilo” son los altos y variados precios por servicios consulares y el hermetismo que envuelve al tema.

En esta lista se incluyen los consulados en Madrid, España; San Juan, Puerto Rico; Miami, Estados Unidos; Barcelona, España; Valencia, España; Milano, Italia; Boston, Estados Unidos; París, Francia y Ciudad de Panamá, Panamá.

Emmanuel Roa lleva 10 años viviendo en Nueva York y se considera “uno de los muchos que ni concebimos pasar por ahí, por el consulado”, y que prefiere aprovechar sus viajes a República Dominicana para resolver sus trámites.

Ricardo Ubiera comparte el sentir de Enmanuel Roa. También vive en Nueva York y ha tenido experiencias un tanto “desagradables” en cuanto al servicio y las tarifas del consulado.

Julia, quien vive en Madrid desde hace 12 años, expresó que además del sobrecoste que implica sacar pasaportes para una familia completa, un problema que se le presenta son los altos precios de buscar documentos “por fuera del consulado”.

“Si vas a renovar el pasaporte la documentación que tienes que entregar si es algo que te puede dar el mismo consulado es gratuito, pero si es algo que tienes que buscar por fuera significa un coste adicional”, explicó.

En la dependencia de Madrid, renovar un pasaporte cuesta 75 euros, alrededor de 4,515 pesos dominicanos; en el caso de renovación a un menor de edad el precio asciende a 83 euros.

Mientras que en Barcelona la renovación cuesta 60 euros para mayores de edad y 68 euros para menores. En caso de pérdida la tarifa puede ascender hasta 211 euros.

En la ciudad de Valencia, también en España, el precio por renovación de libreta es el mismo que en el consulado dominicano en Barcelona, aunque varía cuando es para un menor de edad, en ese caso cuesta 163 euros.

En el consulado dominicano en París, Francia, la renovación de un pasaporte cuesta 140 euros (€130 por caducidad y €10 por correo postal); mientras que la renovación por pérdida puede llegar a costar hasta 391 euros, ya que incluye declaración jurada, correo postal y una multa.

Por otro lado, si un dominicano acude al consulado en San Juan, Puerto Rico, para renovar su pasaporte podría pagar desde US$100 hasta US$175.

En Miami, Estados Unidos, el mismo servicio cuesta US$110 para una libreta de seis años y US$185 para una con vigencia de 10 años.

En la ciudad de Boston, en los Estados Unidos el precio se eleva a 130 dólares para renovar y 276 dólares si se trata de una primera pérdida.

El consulado dominicano ubicado en la Ciudad de Panamá fija el precio por renovación de pasaporte en US$60, pero el coste puede aumentar hasta US$340 por una tercera pérdida y US$285 por un tercer deterioro.

En el caso de Milano, Italia, un dominicano tiene que pagar 80 euros para renovar su pasaporte y 150 euros si requiere una libreta VIP.

Una visita y una promesa

En la primera visita a Nueva York como presidente de Luis Abinader, un grupo de dominicanos protestó en una de las actividades por los altos precios consulares. Al final les recibieron un documento con sus quejas y la promesa de revisarlas. Nada se ha hecho.