Cada vez más cobra más importancia en los seres humanos el tema de la salud mental y todo lo que esta puede provocar sino se le presta atención. En los últimos años son varios los artistas que han dejado atrás el tabú y han confesado tener o haber padecido algún problema de salud mental.

En esta ocasión el turno le llegó a la cantante y actriz Jennifer López quien se ha sincerado sobre los problemas de salud mental que ha tenido a lo largo de su vida y sobre la importancia de mantener a raya el estrés, una enfermedad que a veces no se percibe pero que puede causar estragos en la salud.



En su boletín “On the JLO” la artista confesó que su salud mental se vio muy afectada cuando apenas tenía 20 años y el estrés estaba causando estragos en su vida.

JLo confesó que la gran cantidad de trabajo que tenía no le daba tiempo ni de dormir porque se la pasaba en un estudio de grabación.



Entérate más:  Actriz que se besó con Bad Bunny cuenta cómo fue eso

“Hubo una época en la que dormía de tres a cinco horas cada noche. Estaba todo el día en el plató y toda la noche en el estudio, y los fines de semana hacía giras promocionales y grababa vídeos. Tenía poco más de 20 años y me creía invencible”, comenzó expresando. Pero un día el cansancio que había acumulado comenzó a tener consecuencias en su estado de salud: “Estaba congelada. No podía ver con claridad, los síntomas físicos comenzaron a asustarme y el miedo se agravó”.

López dijo que le tomó tiempo entender lo que le pasaba, pero que luego entendió todo: «Ahora sé que fue un ataque de pánico clásico provocado por el agotamiento, pero en aquel momento nunca había escuchado ese término», confesaba. «Le pregunté al médico si me estaba volviendo loca. Me dijo: ‘No, no estás loca… Necesitas dormir de siete a nueve horas cada noche, no bebas cafeína y asegúrate de hacer ejercicio si vas a tener este ritmo de trabajo'», dijo.

Entérate más:  Los famosos por generaciones ¿De cuál eres?

Desde entonces JLo ha ido cambiando poco a poco de hábitos hasta encontrar la forma que mejor le viene. «Me di cuenta de lo grave que podía ser ignorar las necesidades de mi cuerpo y mi mente», ha dicho. Ahora es una gran deportista e intenta tomarse la vida con mucha más calma, de hecho, a sus 53 años se mantiene en plena forma gracias a haber cuidado sus hábitos.