Nueva YorkEstados Unidos. El precio del barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en octubre se derrumbó 5,68% este miércoles a un mínimo desde inicios de enero, antes de la invasión rusa de Ucrania, en un mercado en pánico por la perspectiva de una caída de la demanda.

El barril de WTI para octubre terminó así en 81,84 dólares en Nueva York. En diez días ha perdido 16% de su valor.



En tanto, el Brent del mar del Norte para octubre cedió 5,30%, a 88 dólares en Londres.

«El mercado petrolero es un baño de sangre», resumió con dramatismo Edwar Moya, de Oanda, en una nota de análisis. «Parecería que el riesgo de perder suministros de energía rusos no alcanza para sostener los precios, ya que los operadores están focalizados en la demanda», explicó.



El analista mencionó la reacción del mercado a los malos datos del comercio chino, con un crecimiento mermado de exportaciones de 7,1% a 12 meses en agosto contra 18% en el año móvil a julio.

Entérate más:  El huracán Fiona toca tierra en Canadá, tras su paso por Bermudas

Las importaciones chinas de crudo se redujeron 4,7% desde comienzos de año sobre igual período de 2021, y las importaciones de productos refinados se derrumbaron 15,9%.

A este panorama se agrega la nueva ola de restricciones sanitarias que afectan a cientos de millones de chinos, para tratar de contener una nueva ola de casos de covid-19.

El presidente ruso Vladimir «Putin se sirve del petróleo y del gas como de un arma, pero el mercado, en lugar de preocuparse por su impacto en la oferta prefirió concentrarse en el efecto (sobre la demanda) que tienen los precios altos» de la energía, destacó Matt Smith, de Kepler.

El miércoles, Putin advirtió que Rusia no entregará más petróleo ni gas a los países que pongan un tope a los precios de los hidrocarburos exportados por Moscú, cuando el G7 y la Unión Europea se preparan para adoptar esa medida.

En su caída, el WTI cruzó una cota técnica importante: el precio promedio del crudo en 50 días está por debajo del precio promedio en un lapso de 200 días, un fenómeno conocido como «la cruz de la muerte» (death cross) que indica en general un mercado que revierte su tendencia y, en este caso, se pone a la baja.