Tras tornado en EEUU, la lluvia complica tareas de rescate

0

Lluvias torrenciales obstaculizaban el martes las tareas de rescate en la devastada localidad de Moore, un suburbio de Oklahoma City, capital del estado de Oklahoma (centro sur de Estados Unidos), golpeada por uno de los peores tornados en el país en los últimos años.

Tornado

Retenes policiales controlaban estrictamente el acceso al área de Moore, una zona residencial de 55.000 habitantes, arrasada la tarde del lunes por un potente tornado con vientos de más de 320 km/h, permitiendo pasar solo a los residentes con identificación.

Un adjunto al sheriff dijo a la AFP que el área sigue siendo en gran medida peligrosa, con cables eléctricos caídos en calles empapadas por la lluvia y patios repletos de escombros. Según la policía, al menos 24 personas murieron. Balances anteriores habían dado cuenta de 91 fallecidos.

“Es irreal. Es muy visceral”, dijo el contador Roger Graham, de 32 años, mientras caminaba buscando recuperar algo entre las ruinas de su “vivienda suburbana normal” de tres dormitorios, que compartía con su esposa Kalissa, una maestra de escuela.

Ambos estaban trabajando en la vecina localidad de Norman cuando pasó el tornado, pero cuando lograron volver a casa el martes – después de dos horas de luchar contra el tráfico – los Graham se enfrentaron a una imagen de desoladora destrucción.

“Mi casa es sólo un gran montón de escombros, pero encontré un jarrón (de cerámica) intacto”, dijo Graham a la AFP. También desenterró una medalla de una media maratón que corrió en homenaje a las víctimas del atentado de Oklahoma en 1995.

En la acera de la congestionada Ruta 37, a lo largo del perímetro norte de la zona del desastre, se ven trozos de madera, pedazos de tejas para techos, e incluso un pedazo de colchón de espuma.

Desde el suroeste, moviéndose en la misma dirección que los tornados de este lunes, tormentas con rayos y truenos en la tarde trajeron suficiente lluvia como para inundar brevemente algunas calles laterales.

Barrios a pocos kilómetros al norte reportaron no tener ni agua corriente ni electricidad, a pesar de estar fuera de la trayectoria del tornado. Muchas tiendas y restaurantes cerraron temprano, por la falta de servicios públicos o clientes.

El alcance del tornado del lunes – que básicamente siguió la misma trayectoria que otro de mayo de 1999 que mató a 44 personas – fue visible para los pasajeros que llegaban al aeropuerto Will Rogers en Oklahoma City, al oeste de Moore.

Incluso pudieron distinguir el punto exacto donde el tornado tocó tierra, donde una amplia franja marrón de tierra removida se extendía a lo lejos como si un gigante hubiera pasado a través de un jardín.

Graham, propietario de su casa desde hace cinco años, espera que su póliza de seguros cubra las pérdidas; por ahora, se alegra del contar con el respaldo de su hermano, amigos y vecinos.

AFP

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.