El radar para monitorear los huracanes en República Dominicana no funciona


El geólogo Osiris de León dijo que es un peligro que la República Dominicana no esté preparada para detectar las amenazas que representan los huracanes debido a la falta de inversión económica que existe en el área atmosférica y al descuido de los Gobiernos, ya que en el país sólo hay un radar doppler y este no funciona a cabalidad debido a la falta de actualización de software.

Osiris de León expresó que estos artefactos son sumamente necesarios para medir la velocidad que tienen los fenómenos atmosféricos, e indicó que aún se necesitan tres radares más para poder cubrir todo el territorio nacional y tener un control de previsión más exacto de los ciclones.

“El único radar que tenemos lo compró el Grupo Punta Cana y lo vendieron al Estado, pero necesitamos instalar más equipos en Barahona, Santiago, Puerto Plata y el Aeropuerto Internacional de Las Américas,” afirmó De León.

Entrevistado por el periodista Salvador Holguín, en el programa “Lo Que Otros Callan” que se transmite por Teleradio América, canal 45 y 12 del cable a las 3 PM, el ambientalista Osiris manifestó que los avances tecnológicos implementados desde el año 1974 con la aparición del satélite han sido sumamente beneficiosos para dar seguimiento a estos fenómenos naturales que han causado tantas pérdidas.

Asimismo, explicó que en casos de amenazas, el país utiliza informaciones emitidas por el Centro de Huracanes de Miami (CNH), fotografías de los satélites mediante el uso de aplicaciones y datos recopilados por las instituciones estatales relacionadas con este campo.

De igual modo, aseguró que es necesario educar la sociedad dominicana con relación a estos temas tan importantes para que también aprendan a interpretar los informes y así ser conscientes del riesgo que corre la población ante el paso de estas poderosas tormentas por el país.

Por otro lado, De León considera que el Estado dominicano no está claro sobre la gravedad del asunto, por lo que exhortó al Gobierno a invertir los recursos necesarios para que la ciudadanía tenga más seguridad e informaciones sobre estos acontecimientos.