A algunos les podrá resultar de mal gusto; a otros, de lo más hilarante. El meme de esta cuarentena, ampliamente comentado y válido casi para cualquier situación, muestra a un grupo de bailarines funerarios portando un féretro y bailando al ritmo de la misma canción, añadida en casi todos los montajes (Astronomia, de Tony Igy), como mostramos en el vídeo que acompaña esta pieza.

Y como hoy en día un meme vale más que mil palabras, cualquier persona puede comprender la esencia fatalista de su mensaje. Pero, por si acaso, lo explicamos: se trata de reaccionar con humor ante una situación desesperada cuya consecuencia final es, inevitablemente, la muerte; implique o no una muerte realmente.

De hecho, ahí es donde reside la esencia, el humor, del propio meme: un tropezón absurdo, que se te pierda una avioneta lanzada al vacío, que te despidan en el trabajo… cualquier situación poco aventurada puede ser caricaturizada como ‘de inminente muerte’. También la perspectiva de pasar varias semanas confinados en casa, y solo salir para comprar productos básicos, puede ser considerada una hipérbole del ‘vamos a morir’, que no presenta amenaza real. De ahí lo hilarante del meme en cuestión y, seguramente, su creciente popularidad esta temporada. El fenómeno meme durante la cuarentena por el coronavirus es, bien mirado, todo un fenómeno antropológico digno de estudio.

Los clips que provocan más risas suelen ser los que hacen referencia, precisamente, a situaciones que no son de vida o muerte, pero que pueden alterarnos, en lo relativo a algo material; en cambio, los que acompañan a accidentes violentos suelen ser vistos como algo frívolo por muchos.

Origen de los funerales festivos en Ghana

Ahora bien, el humor es subjetivo e, independientemente de la locuacidad o el buen gusto de estos montajes audiovisuales, el hecho es que en las imágenes se muestra a bailarines funerarios sujetando un féretro rococó, celebrando una fiesta en un entierro, algo que choca frontalmente con la reacción a la muerte que se tiene en gran parte del mundo occidental actual: lúgubre, sobria y de máximo respeto.


Resulta que este tipo de entierros festivos son típicos de Ghana, donde se celebran algunos de los funerales más excéntricos del mundo. Según la Asociación de Investigación Libre y Cooperación Internacional (AFRIC), los ghaneses gastan pueden llegar a gastar entre quince mil y veinte mil dólares en funerales. A menudo se llevan a cabo los fines de semana, especialmente los sábados, para garantizar la presencia de cuantos más asistentes, mejor. Después del entierro, los dolientes celebran la vida del difunto a través de canciones y bailes.

Una tradición en el linaje Akan

Un artículo publicado en 2012 de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Nevada examinó las prácticas funerarias contemporáneas de Akan, en Ghana. Los miembros del linaje Akan, desde el nacimiento hasta la pubertad, el matrimonio, la madurez, la vejez… pasan por varios ritos de paso que los unen cultural y espiritualmente a los demás en la sociedad. Uno de esos rituales es la celebración del funeral. El artículo se describen la creencia Akan de la vida después de la muerte, el respeto otorgado a los muertos, o el prestigio asociado con las celebraciones funerarias exitosas y los factores socioeconómicos: más éxito en la vida y más dinero implica un funeral más lujoso. Todo ello continúa dando forma a las prácticas funerarias Akan.

Vídeo original de un funeral en Ghana

Referencias:

School of Social Work, University of Nevada (2012) ‘Socio-economic transformation of Akan funeral rites in Ghana: the changing process’ DOI: 10.2190/OM.65.4.c
Con información de: Muy interesante

Sigue a EnSegundos en Google News