Rusia debe mantener su condición de potencia “nuclear y espacial

Rusia debe seguir siendo una gran potencia en la exploración del espacio, afirmó este lunes el presidente Vladimir Putin, con motivo del 60 aniversario del primer vuelo al espacio de un ser humano, realizado por el cosmonauta soviético Yuri Gagarin.

“En el siglo XXI, Rusia debe mantener su condición de potencia nuclear y espacial”, dijo en una videoconferencia, pidiendo el establecimiento de una estrategia sobre “al menos 10 años” de un sector que está en decadencia desde hace varios años.

Pidió asimismo una estrategia que se amplíe también a las telecomunicaciones, transportes, la investigación básica, salud y educación.

Para muchos críticos, Rusia privilegió desde hace años el desarrollo de nuevas armas –como misiles hipersónicos– abandonando terreno en el campo espacial.

De hecho, el sector ha estado afectado por una infraestructura envejecida y la corrupción.

“El gobierno debe preparar y aprobar un documento que contiene medidas claras para alcanzar las prioridades”, añadió Putin.

Saludando el éxito histórico de Yuri Gagarin, consideró que “será siempre un gran orgullo que fuera nuestro país el que abriera la vía hacia el universo”.

Putin habló tras visitar un monumento edificado en el sitio de aterrizaje del cosmonauta, en Engels, 700 kilómetros al sureste de Moscú.

Entérate más:  Explosión de bombillo ocasiona quemaduras una niña recién nacida en hospital de Hato Mayor

El 12 de abril de 1961 a las 9H07, hora de Moscú, Yuri Gagarin comenzó el vuelo con una frase que ha pasado a la historia. “¡Allá vamos!”, dijo antes de despegar a bordo de una nave Vostok desde el cosmódromo entonces ultrasecreto de Baikonur, en la república soviética de Kazajistán.

El vuelo duró 108 minutos, el tiempo que tardó en completar una órbita alrededor de la Tierra y aterrizar en la estepa rusa.

La pequeña cápsula Vostok en la que el cosmonauta bajó en condiciones extremas se exhibirá en el Museo de la Conquista Espacial de Moscú, con motivo de una exposición llamada “Primero” que se inaugurará el martes.

Además de esta cápsula, el museo mostrará efectos personales de Yuri Gagarin que datan de su infancia o de su hazaña, como la llave que usó para encender los motores de la nave o el asiento eyectable con el que salió de la nave a 7.000 metros de altura.

– Símbolo unificador de los rusos –

“Es quizás el único apellido que todo el mundo conoce en Rusia, desde los cuatro hasta los 80 años y más. La hazaña de Gagarin es algo así como lo que unifica a Rusia”, declaró a la AFP Viacheslav Klimentov, subdirector de investigación del Museo de la Conquista Espacial.

Entérate más:  El papa advierte sobre una "espiral de muerte" tras escalada de violencia en Oriente Medio

Con un mensaje de felicitación a los empleados del sector espacial ruso, su director Dmitri Rogozin aseguró de su lado que Rusia “recuerda el pasado” pero que “también esta concentrada en el futuro”, y prometió “cambios muy importantes” próximamente.

Rogozin depositó flores en los muros del Kremlin, donde reposan Yuri Gagarin y el padre del programa espacial soviético, Serguei Korolev.

El domingo, Rogozin señaló en una entrevista a la televisión rusa que Moscú tenía la ambición de enviar cosmonautas a la Luna de aquí a 2030, a pesar de tener “diez veces menos presupuesto que la Nasa”, estadounidense.

En 1957, la Unión Soviética ya fue el primer país en poner en órbita un satélite, el célebre Sputnik, pero el viaje al espacio de Gagarin se convirtió en un símbolo del dominio de la URSS sobre Estados Unidos en este ámbito.

Y Yuri Gagarin, fallecido en 1968, se ha convertido en el rostro y símbolo de la exploración del espacio.

Entérate más:  Agente de DIGESETT y un civil a trompadas limpias en plena calle

Un cohete Soyuz, adornado para la ocasión con el perfil de Gagarin, despegó el viernes desde Baikonur hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) con dos rusos y un estadounidense.

Este lunes, los cosmonautas rusos en la ISS se sumaron a la celebración por el hito de Gagarin y saludaron “108 minutos legendarios, convertidos en ejemplo de heroísmo”, dijo uno de ellos, Oleg Novitski.

Pero el halo de gloria espacial de Rusia se ha desvanecido. Los cohetes Soyuz siguen siendo dignos de confianza y Rusia es un actor ineludible de la industria espacial, pero el país tiene dificultades para innovar y en los últimos años ha tenido problemas, con varios lanzamientos fallidos.

El año pasado, Rusia perdió el monopolio que tenía desde hace 10 años en los vuelos hacia la ISS y ahora compite con la empresa privada estadounidense SpaceX.

Una nueva realidad que podría generar grandes pérdidas de ingresos a la agencia espacial rusa Roscosmos, aunque su jefe, Dmitri Rogozin, presume de futuros grandes proyectos, desde la construcción de una estación lunar con China o de una nueva nave.